Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 26 julio 2014

Santander

MARÍA FERNANDA D.
«Empeñé mis joyas por necesidad»
31.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Empeñé mis joyas por necesidad»
Cajas de hace 110 años donde se guardan las piezas. / A. FDEZ.
Una sala con doce sillas y al fondo una puerta que da acceso a un mostrador. En la sala y en la antesala esperan unas veinte personas. Es el Monte de Piedad de Santander. Son ciudadanos normales: amas de casa, una señora con una pinta bárbara y dos amigas de alrededor de cincuenta años que hablan entre sí.Van a empeñar joyas o a renovar la póliza del empeño. María Fernanda D. es una jubilada que pasa apuros económicos. Está en el Monte para renovar su póliza, por un año más. «Aquí nos reunimos gente de toda Cantabria y de otras provincias. Yo es la tercera vez que vengo esta semana para renovar el empeño de mis joyas. Ya las sacaré de aquí más adelante. Cada día se atiende en el Monte a unas doce personas, entre 10 y 12,30 de la mañana. Es poco tiempo, muy poco, así que la gente madruga y duerme en la calle para poder acceder a la ventanilla ese día y poder empeñar».

Dice María Fernanda que venir al Monte es, en parte humillante. Nos salva el tasador que, como profesional y persona, sabe como tratarte para que no sufras más que lo necesario por tu situación. Pero fuera, en la sala de espera todo es diferente. He visto gente que se ha pegado por la vez en la cola. He visto cosas muy desagradables, como cuando dos chicas tardaron mucho en salir de la tasación y eso ya significaba que ese día entrarían menos personas. Al salir fueron abucheadas. Las instalaciones son malas, ni siquiera un aseo. Pero nadie protesta porque temen que no acepten tus joyas. Así que lo mejor es callar, recoger el dinero y marchar. Sabes que de este apuro sales».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Santander
más videos [+]
Santander
Vocento
SarenetRSS