Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 17 septiembre 2014

Cultura

FIS

Yuri Temirnakov, director de la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, que actuó anoche y proseguirá hoy en el FIS, consideró a Stravinsky como el autor más influyente
21.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Dios ha cogido vacaciones y no ha creado compositores de renombre»
El maestro Yuri Temirkanov, ayer en la Sala Griega del Palacio de Festivales. / ANDRÉS FERNÁNDEZ
«Dios ha cogido vacaciones y no ha creado ningún compositor de renombre en ese tiempo». Esta contundente sentencia fue pronunciada ayer por Yuri Temirkanov, director de la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, durante la presentación de los dos conciertos que protagoniza esta agrupación sinfónica en el Festival Internacional de Santander. La primera jornada se celebró anoche con 'Petrouschka. Ballet para cuatro cuadros' de Igor Stravinsky y 'Danzas Sinfónicas' de Serge Rachmaninov. Hoy se interpretarán, con la participación del violinista Kristóf Baráti. 'La leyenda de la ciudad invisible. Obertura', 'Concierto número 2 para violín y orquesta en mí menor' de Félix Mendelssohn y 'Cuadros de una exposición' de Mussorgki y adaptada por Maurice Ravel.

Yuri Temirkanov considera que la verdadera música contemporánea es la que escribieron Bach o Brahms, porque sus obras se siguen tocando, y cree que en sus cuatro décadas en los escenarios no han surgido grandes autores. Por este motivo, asegura que existen autores de supremas condiciones compositivas en la actualidad y se debe reinterpretar a los clásicos, con toda su vigencia y esplendor.

El programa de anoche era eminentemente ruso, con dos compositores dispares: Rachmaninov, adscrito a la corriente del nacionalismo romántico, y Stravinsky, que sus creaciones abarcaron el primitivismo, el neoclasicismo, el bitonalismo y el serialismo. Conocido mundialmente sobre todo por tres obras de uno de sus periodos iniciales 'El pájaro de fuego', 'Petrouschka' y La consagración de la primavera', para muchos, estos ballets clásicos, atrevidos e innovadores, prácticamente reinventaron el género. Stravinsky también escribió para diversos tipos de conjuntos en un amplio espectro de formas clásicas, desde óperas y sinfonías a pequeñas piezas para piano y obras para grupos de jazz.

Las obras de Stravinsky por su originalidad, fuerza y racionalidad reflejaron y a la vez influyeron las corrientes más importantes de la música del siglo XX. El maestro Temirkanov sostiene que el creador fallecido en Nueva York en 1971 «fue el más revolucionario de la época. Bastantes creadores aprendieron muchísimo. No creo que haya habido un compositor tan influyente como Stravinsky».

Aseguró que el nivel de la cultura, no sólo de la música, «está bajando», ya que el proceso tecnológico hace «más pequeño el mundo» y las culturas cada vez se parecen más entre sí.

Temirkanov explicó que la caída de la Unión Soviética supuso una pausa porque no hubo una continuación de la tradición, de hecho muchos compositores «abandonaron el país». Por este motivo, las repúblicas independizadas lo tuvieron más fácil porque han tenido «más libertad y menos control». Fuera del encuentro con los medios de comunicación, aseguró a este periódico que le parecía «fantásticos» artistas como el cantante de Azerbaiyán Alim Qasimov, auténtico maestro del canto mugham o el intérprete de duduk armenio Djivan Gasparyan.

La Orquesta de San Petersburgo retomó ayer su actividad concertística, después de las vacaciones, y después de actuación en España en exclusiva dentro del marco del Festival Internacional de Santander, continuará su periplo en los festivales de Hamburgo y Lucerna.

Yuri Temirkanov está ligado a la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo desde 1967, cuando se incorporó a esta formación, entonces conocida como Filarmónica de Leningrado, como asistente del Yevgeny Mavrinsky. Temirkanov, que ha sido director musical de la Ópera y el Ballet de Kirov y batuta principal de la Royal Philarmonic de Londres, es el responsable artístico y musical de la orquesta rusa desde hace veinte años.

'Petrouschka' se estrenó en 1911, en una época en la que París era el destino para muchos compositores rusos. Muchos de ellos decidieron no regresar a su tierra después de la Revolución Bolchevique y siguieron trabajando en Francia o en Montecarlo.

Como todo el ciclo sinfónico de esta 57 edición, los dos conciertos de la Filarmónica de San Petersburgo están dedicados a la memoria del director cántabro Ataúlfo Argenta con motivo del cincuentenario de su muerte.

Preguntado por el director de orquesta cántabro Ataúlfo Argenta, homenajeado dentro del ciclo sinfónico del FIS 2008, Temirkanov señaló que fue «muy conocido», pero admitió que no ha sido seguidor de su obra y de su trayectoria.

Ayer miércoles, la programación del FIS se completó con el ciclo de los Marcos Históricos. El arpista Javier Sainz actuó en el Santuario de Nuestra Señora de Latas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS