Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

null

11.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
SEXO, pederastia, acoso, violencia, discriminación. Son las amenazas más temidas por los padres cuando se plantean si sus hijos deben usar Internet o tener un móvil. La preocupación por la seguridad prima sobre la educación y el desarrollo en la utilización de las tecnologías. Pero no es un problema de tecnología, es un problema de educación, desarrollo, apoyo y socialización también de los progenitores.
Una encuesta muestra a los padres españoles entre los más preocupados de la Unión Europea por los peligros asociados con Internet. Amenazas que niños y jóvenes sufren en sus propias casas, en el colegio, entre sus amigos, en la televisión, en la publicidad. Internet sólo es un instrumento, y los padres que menos lo manejan y conocen son también los más remisos a autorizar el uso de las nuevas tecnologías por parte de sus hijos.
Los niños y adolescentes españoles usan Internet y los móviles menos que el resto de los europeos. Tres cuartas partes de los adultos restringen también el uso de redes sociales, imprescindibles para la socialización cotidiana.
¿No corremos el peligro de estar creando un nuevo atraso digital? Cuando la propia Unión Europea proclama la Europa 3.0 y de las tecnologías de la información como gran apuesta de futuro económico, social y político, la brecha digital, aunque esté sustentada en buenos propósitos, resulta peligrosa.
Sólo un 6% de los chicos españoles ha pedido ayuda al sentir algún peligro de los citados. Seguramente porque lo sufren menos de lo que sugiere el alarmismo de telediarios y periódicos.
Pero también porque el analfabetismo digital se traduce en falta de ayuda y confianza. La brecha digital está en los hogares y en el colegio. Sólo un tercio de los niños usa la Red en la escuela frente a una media europea que alcanza el 57%. Los padres no saben usar programas de filtro y les falta apoyo especializado. Pero sobre todo desconocen cómo educar a sus hijos en el uso de Internet y en la vida digital que ya viven. Ahí anida la brecha digital y el verdadero desafío para el futuro.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS