Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 2 septiembre 2014

Sociedad

SOCIEDAD

La baronesa Thyssen se suma a una campaña para evitar la muerte de miles de estos perros
25.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
En defensa de los galgos
Carmen Cervera se siente «furiosa» por estas «atrocidades». / EFE
«No son seres humanos sino bestias y sinvergüenzas a los que perseguiré continuamente y, si es necesario, con un palo». Así se expresó ayer en Toledo, emocionada y con lágrimas en los ojos, la baronesa Thyssen durante la presentación de casi 23.000 firmas para que la Junta de Castilla-La Mancha tome medidas legales y proteja a los galgos una vez finalizadas las temporadas de caza. La iniciativa de la Federación de Bienestar Animal (FEBA) también solicita un control en la cría y condiciones de mantenimiento de los galgos y que sean adoptados como animales de compañía.
La presentación de estas firmas ante la Junta de Castilla-La Mancha no es casual. Según datos de FEBA, Galgos sin Fronteras, la Asociación de Defensa de Derechos del Animal y la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, cada año unos 100.000 galgos -la mitad en Castilla-La Mancha- son eliminados al acabar la temporada de caza porque dejan de ser útiles bien sea por edad o por algún problema físico. Algunos son ahorcados, otros son apaleados hasta morir o arrojados a pozos y los más afortunados son simplemente abandonados en pleno campo.
Licencias
La mayor parte de éstos acaban siendo atropellados en alguna carretera pero algunos tienen más suerte y son adoptados por dueños con más sensibilidad. Una solución para acabar con esta situación sería obligar a los cazadores a obtener una licencia para cazar con galgos. De este modo, según la FEBA, «se lo pensarían dos veces» antes de adquirir un galgo y seguramente se responsabilizarían de él. Durante la presentación de estas firmas, el relato de las variadas formas de eliminación de los galgos indignó tanto a la baronesa Thyssen que ésta expresó su deseo de que «esas personas sufran el mismo trato que ellos dan a los animales». «¿Es que la gente no tiene corazón?», se preguntó Carmen Cervera, quien reconoció que «yo pienso en las plantas y hablo a los árboles, a las flores, a los animales y a los niños». «Hay que tener un poco de corazón en esta vida», concluyó la baronesa.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de SOCIEDAD
más videos [+]
SOCIEDAD
Vocento
SarenetRSS