Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Oriental

tras el derribo de su chiringuito de ajo

La demolición podría realizarse el 29 de abril a las 10.30 horas, según le ha comunicado el Ayuntamiento
06.04.09 - 18:49 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
'Mingo' se lamenta de que se "quedará tirado en la calle peor que un perro"
Domingo Herreros, propietario de 'El Chiringuito de Mingo', en la playa de Ajo./ DANIEL PEDRIZA
El propietario del chiringuito 'Mingo' de la playa de Ajo, Domingo Herrero, ha lamentado que se quedará "tirado en la calle", "peor que un perro", tras el derribo del local que regenta y que podría producirse el próximo 29 de abril a las 10.30 horas, según le ha comunicado el Ayuntamiento de Bareyo.
Tras esta notificación, de la que le informaron hace cinco días, 'Mingo' procederá, después de las vacaciones de Semana Santa, a sacar sus enseres y pertenencias del chiringuito que, según aseguró , dejará "en la calle", "tapadas con una manta", ya que con su sueldo (540 euros) no puede alquilar un piso o local. "Con lo que cobro y pagando un alquiler, ¿cómo como?", se pregunta.
Domingo Herrero, que tiene 60 años, aseguró que el Ayuntamiento "no se quiere mover" por lo que se verá abocado "a la calle, con todo el negocio". "Van a por mi", insiste una y otra vez, al tiempo que considera que el Consistorio "no está por la labor" de ayudarle.
'Mingo' recordó que la demolición del chiringuito --en cumplimiento de una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC)-- estaba prevista para el pasado 24 de noviembre pero que, finalmente, no se llevó a cabo debido a la concentración de familiares, vecinos, clientes del local y representantes de las plataformas de afectados por derribo, ante lo cual las autoridades municipales decidieron aplazar la demolición al 12 de enero de este año.
Sin embargo, el derribo tampoco se llevó a cabo en esta fecha, ya que se repitió la presencia de vecinos y amigos de 'Mingo' ante el establecimiento. De esta forma, sigue sin ejecutarse el que hubiera sido el primer derribo de la Comunidad Autónoma en cumplimiento de una sentencia judicial, situación en la que se encuentran en Cantabria unas quinientas viviendas en distintos municipios costeros de la región. El derribo podría efectuarse el próximo 29 de abril.
El local tiene una superficie de unos 100 metros cuadrados, y también sirve de vivienda a su propietario y a su esposa. En 2002 el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Santander anuló la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento al bar-restaurante, a raíz de una denuncia de varios vecinos, entre ellos los propietarios de un camping y un hotel cercanos.
La solución que el Ayuntamiento de Bareyo ha planteado al Gobierno de Cantabria es lograr el cese del negocio de forma que el establecimiento se convierta en la residencia habitual de 'Mingo' y se incluya así en el Plan del Ejecutivo regional para las viviendas afectadas por sentencias de derribo.
Abogado de 'Mingo'
Por su parte, el abogado de 'Mingo', Aurelio Calvo, ha reconocido la dificultad de frenar la ejecución de la sentencia y ha señalado que "lo único que queda" es la mediación del Defensor del Pueblo, a quien se ha comunicado este caso.
Calvo ha subrayado que la no ejecución del derribo "es imposible" a nivel judicial, puesto que incluso la representación legal del Ayuntamiento se ha interesado en ese sentido.
"Ya se ha hecho todo lo que se podía hacer. Sólo supondría alargarlo. Ha llegado la hora ya", ha considerado Calvo, que ha confiado en que finalmente haya una intervención del Defensor del Pueblo.
Alcalde de Bareyo
Así lo ha confirmado el alcalde de Bareyo, José de la Hoz, que ha señalado que el Ayuntamiento ya ha comunicado a 'Mingo' la ejecución de la sentencia, aunque desconoce si el propietario del local ha empezado a recoger o trasladar sus efectos.
El regidor ha explicado que el Juzgado ha instado la ejecución de la sentencia en reiteradas ocasiones y la última vez, incluso, con un apercibimiento legal al Consistorio.
De la Hoz ha destacado que tras agotar todas las posibilidades legales para evitar el derribo "ya no hay otra salida", de forma que "lo que queda es que el alcalde sea imputado" por desobediencia y desacato.
"A mí (la juez) me ha apercibido ya cinco veces", ha subrayado De la Hoz, en cuya opinión, "llegados a este punto, ya no hay más".
Ha recordado que el Ayuntamiento solicitó al Gobierno regional que el establecimiento de 'Mingo' se incorporara al plan que elaboró la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio para estudiar soluciones para viviendas con sentencias de demolición en Cantabria .
No obstante, según ha puntualizado, "el problema" está en que el chiringuito de 'Mingo' no es una vivienda, y ello imposibilita su inclusión en ese plan del Ejecutivo.
"Eso se lo notificamos al Parlamento de Cantabria para que tomara cartas en el asunto y no hemos obtenido ninguna contestación", ha aseverado el alcalde.
De la Hoz ha afirmado que la situación de 'Mingo' es "lamentable" y "dolorosa", porque "se juega con los sentimientos de una persona", aunque ha insistido en que la historia judicial del chiringuito es larga, pues se remonta a 2002.
En ese año el juzgado estimó el recurso de unos particulares y anuló la licencia concedida por el Ayuntamiento, al entender que se habían vulnerado las Normas Subsidiarias de Bareyo, que prohíben la construcción en suelo no urbanizable especialmente protegido por su valor paisajístico. El TSJC confirmó ese fallo.
Un año antes el Gobierno regional había otorgado la autorización para la construcción del bar de 'Mingo' y se concedió la licencia municipal, aunque, según explica De la Hoz, las obras siguieron ejecutándose después de la anulación de los permisos y cuando ya se había dictaminado el derribo.
"Mingo habrá tirado para delante pensando que como antes no pasaba nada, pero luego las consecuencias son éstas", ha apuntado el alcalde, para quien este caso supone "un cúmulo de despropósitos".
Ha enfatizado que él no está en contra de 'Mingo' y es "el más interesado" en que su chiringuito no se tire. "Pero no es lo que yo quiera, no puede ser porque hay una sentencia de derribo", ha apostillado.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Castro-Oriental
más videos [+]
Castro-Oriental
Vocento
SarenetRSS