Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Deportes

CAZA Y PESCA

Los perros afectados son de la cuadrilla regional 109 que dirige Jesús Lucio Salces, al que le había correspondido el lote de Sobreiglesias

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Envenenan un monte de Liébana en el que se iba a 'perrear' con autorización
Imagen captada con un teléfono móvil del momento en que los guardas retiraban la carne./ DM
Todavía faltan más de dos meses para que comience la temporada de caza en la Reserva del Saja y la polémica ya está servida. Y es que los monteros de la cuadrilla 109 que dirige Jesús Lucio Salces se encontraron con veneno cuando se disponían a 'perrear' con autorización en el lote lebaniego de Sobreiglesias.
Los hechos acontecieron el pasado domingo, día 21 de junio, cuando, en torno a las 9.00 de la mañana, seis de los monteros de esta cuadrilla (Jesús Salces, Iván Torre, David Ortiz, Adolfo Rodríguez, Alberto Torre y José Luis Lavín), acompañados por nueve de sus perros, se disponían a 'perrear' el monte de Sobreiglesias desde la zona del pueblo de Valmeo por indicación de los guardas (Aníbal González, jefe de la comarca, y Aringa Rojo). A apenas unos metros del pueblo, sin entrar todavía al monte, aparecieron los primeros montones de carne envenenada (fueron detectados en cinco puntos). El hecho de que los perros estuvieran atraillados impidió que el problema fuera más grave, aunque aun así, varios de los canes comieron algunos trozos de esta carne manipulada, lo que les provocó vómitos y fueres diarreas. Según el informe veterinario de los especialistas que posteriormente trataron a los perros, éstos sufrían «diátesis hemorrágica con petequias en mucosa oral y conjuntiva», a lo que se añade que «se realiza una extracción de sangre y ésta no coagula», de lo que se deduce que «este cuadro es compatible con una intoxicación por raticidas anticoagulantes».
Todavía en las entradas al monte, en el que, por cierto, también se estaba celebrando un rececho de corzo, motivo por el cual los miembros de la cuadrilla 109 no pudieron entrar por otra de las zonas buenas de este monte, la de Campollo, a instancias de los agentes del Medio Natural, los monteros avisaron a la guardería, que retiró la carne envenenada y la llevó a las dependencias que tienen en el pueblo de La Hermida, en donde la pudieron conservar en un frigorífico para su posterior análisis.
Mientras tanto, los monteros, después de consultar por teléfono a un veterinario, prestaron los primeros auxilios a sus perros para, más tarde, dirigirse a diferentes clínicas para que fueran los técnicos en sanidad animal los que trataran directamente a los canes.
La realización de estas jornadas de 'perreo' está autorizada por la Dirección General de Biodiversidad, que recientemente ha hecho un sorteo, similar al del reparto de batidas, para que las cuadrillas que lo desearan acudieran con sus perros atraillados al monte que les hubiera correspondido bajo la vigilancia de los guardas. Sin embargo, en este caso, los monteros de la 109 no lo pudieron hacer, dado que en Sobreiglesias se escribió un nuevo capítulo de una inacabada 'guerra del jabalí'.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

buscador

Buscador de deportes
buscar
Videos de DEPORTES
más videos [+]
DEPORTES
Vocento
SarenetRSS