Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

null

CARTAS AL DIRECTOR

07.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Quisiera agradecer públicamente en su diario cántabro a las villas marineras de Santoña y Laredo por lo bien que han sabido explotar ese entorno natural, las playas, la montaña, las marismas, la cultura y un sin fin de detalles que se me pueden escapar y que pudimos percibir hace una semana abordo del barco que allí tienen con nombre Villafuica.
Disfrutamos de la belleza de Santoña en su costa acantilada, del faro natural lleno de fuerza fotográfica, del color del agua por esa zona, de grandiosa playa de Laredo y su historia.
Me causó sensación la alegría transmitida y la profesionalidad con la que el tripulante, Alberto (eso me dijo), nos iba explicando a todos los pasajeros detalles minuciosos de ambas villas, su pasado, su folklore, sus tradiciones y su cultura, a lo largo de esa excursión que duró una hora muy acogedora.
Me llevó a escribir estas líneas un hecho muy simple y al mismo tiempo cargado de emotividad, que fue el observar en los rostros de mis padres la felicidad que reflejaban sus sonrisas maduras al contemplar en la proa del barco a mis hijos, llenos de emoción infantil, con unas gorras de capitán de barco que les dejaron y, sobre todo, la forma y el trato cercano y dulce con la que les entregó a mis hijos un diploma marinero. Dicho sea de paso, aplaudimos "ese acto" toda la gente que estábamos en la cubierta. Los mismo hicieron los otros niños.
Hacía años que no veía emocionada por un acontecimiento tan sencillo e inesperado y que a mi, me llegó muy dentro. Además del precioso día que nos acompaño desde por la mañana. De ahí mi gratitud a los ayuntamientos de Santoña y Laredo por la iniciativa tan hermosa de la excursión marítima.
Culturalmente es una biblioteca en la mar, humanamente un trato exquisito, visualmente es un paraíso. No me canso de ver las fotos que hicimos en el barco y recordar esa costa tan preciosa y la intensidad del paseo en barco.
Gracias , gracias por ese día tan lleno, lleno, lleno. ¡¡ Volveremos a Cantabria !!
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS