eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 16 / 18 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo

SOCIEDAD

La 'chuleta' a examen

La Universidad de Sevilla exige a los docentes que aporten pruebas si pillan a un alumno copiando

19.01.10 - 00:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario. La máxima ha llegado a la Universidad de Sevilla y más les vale a sus docentes aprender del inspector Colombo si no quieren que sus alumnos les tomen por el pito del sereno. Resulta que su consejo de gobierno ha aprobado su Normativa Reguladora de la Evaluación y Calificación de las Asignaturas, el último grito en derechos estudiantiles. Retira al profesor la potestad de suspender a los alumnos cazados con 'chuletas' y exime a los pupilos de la obligación de ir a clase. La guasa sevillana vuelve a quedar fuera de dudas.
Al profesor, supuesta autoridad del aula, ya no le basta con ver con sus propios ojos la jugada del alumno. Tendrá que ser capaz de recabar pruebas suficientes que inculpen al copión. Y nada de retirarle el examen y echarle de clase. El alumno tiene derecho a terminar la prueba y, a continuación, comenzaría un largo y pautado proceso. Ya se sabe que la Justicia es lenta. El profesor deberá elevar un informe -con el pertinente duplicado para el estudiante- a una comisión de docencia, la encargada de dictar sentencia. Junto a la descripción de los hechos se debe adjuntar la prueba del delito, es decir, la 'chuleta' o cualquier otro método que incumpla las reglas académicas.
Claro que en este punto surgen dudas, porque el clásico texto minúsculo adherido a la manga, al bolígrafo o al pupitre resulta jurásico en unos tiempos en los que algunos alumnos van a examinarse equipados con 'pinganillo' y todo un sistema de chivatazo por radiofrecuencia. No olvidemos que universidades como la Complutense han instalado inhibidores para neutralizar estos dispositivos. ¿Cómo demostrarán los docentes este tipo de artimañas? Además, la propia normativa restringe la recogida de pruebas. Por ejemplo, los que utilicen el móvil para copiar dejarán al profesor sin armas, ya que el aparato contiene datos personales y no puede ser requisado.
En realidad es mucho más sencillo que el alumno se salga con la suya. Teniendo en cuenta que el profesor nunca puede retirar un examen, dos alumnos podrían hacer la prueba a medias, intercambiándosela continuamente, mientras el profesor observa impotente la jugada. Por cierto, la comisión que juzga el asunto está compuesta por tres profesores y tres estudiantes, así que el acusado tiene a tres 'colegas' de su parte en ese juicio final. Sólo le resta ganarse algún aliado entre los docentes. Si la norma se extendiera a otras universidades, este tipo de comisiones trabajarían a destajo porque más de la mitad de los estudiantes españoles reconocen que intentan copiar en los exámenes y cerca del 5% se ha gastado los ahorros en dispositivos electrónicos que les chiven la lección.
Pero las nuevas normas académicas sevillanas no se quedan ahí. También eximen al alumno de su obligación de asistir a clase y dicen literalmente que «no podrá ser penalizado» por hacer pira, «aunque sí podrá ser premiado si toma la actitud contraria». Un chollo, vamos. El Ministerio de Educación no quiso valorar ayer el asunto, pero España vuelve a mostrarse desenvuelta dando mimos a sus estudiantes. Muy lejos de la actitud que adopta por ejemplo Francia, que prohíbe a quien copie presentarse a ningún examen en cinco años. Pero 'Spain is different' y cada día, 20.000 personas 'aprenden' a través de la web xuletas.es.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La 'chuleta' a examen

Estudiantes durante la prueba de la selectividad. :: R. C.

Videos de SOCIEDAD
más videos [+]
SOCIEDAD
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.