eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
chubascos
Hoy 14 / 19 || Mañana 12 / 17 |
más información sobre el tiempo

Más Fútbol

Estás en: > > >
El día en que la policía tuvo que sacar a Cruyff del campo

HISTORIA | PROTESTAS ARBITRALES

El día en que la policía tuvo que sacar a Cruyff del campo

El 9 de febrero de 1975 el Barça jugaba en Málaga. Tras el segundo gol del conjunto local, el astro holandés comenzó a protestar de tal manera que tuvieron que llamar a las fuerzas de seguridad para que dejara el césped

15.02.12 - 21:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El día en que la policía tuvo que sacar a Cruyff del campo
Las imágenes de Xavi y Guardiola asaltando al árbitro y a su asistente en el Reyno de Navarra han ocupado buena parte de los informativos deportivos de la semana tras la pasada jornada de Liga. Llamativo, porque en las últimas temporadas eran el Madrid y Mourinho los que recurrían a la excusa arbitral para justificar sus malos resultados. Ni que decir tiene que estos arrebatos de los grandes no son nuevos. Quizás el mayor de todos ellos lo protagonizó el tótem del barcelonismo, Johan Cruyff, que tuvo que ser sacado del campo por la policía tras ser expulsado en un encuentro en Málaga.
El 9 de febrero de 1975 el Barça de Rinus Michels visitaba la capital de la Costa del Sol. Cruyff había llegado el año anterior tras arrasar Europa con el mítico Ajax. En su primer año logró la Liga tras catorce años de sequía. Fue la temporada del famoso 0-5 en el Bernabéu. Parecía el inicio de un equipo para el recuerdo, un equipo que además contaría para la temporada siguiente con un refuerzo de lujo: Johan Neeskens, el fantástico todocampista holandés todavía hoy idolatrado en el Camp Nou.
Sin embargo, los resultados no estaban siendo los esperados. Y el partido contra el Málaga fue la gota que colmó el vaso. El resultado, 3-2, alejó todavía más a los azulgrana del Real Madrid. Lo llamativo del encuentro llegó con el segundo gol de los locales. El linier levantó la bandera señalando fuera de juego, pero el árbitro, el bilbaíno Orrantia Capelastegui, dio el tanto por válido. La cólera de Cruyff se vio desbordada y comenzó a protestar. Tarjeta blanca (las amarillas llegaron tiempo después). Pasa un minuto y el holandés insiste. Dos minutos y sigue en sus trece. A los tres minutos, Orrantia ordenó que el juego continuara, pero Cruyff porfiaba. Tarjeta roja. Y nada. El holandés se negaba a dejar el césped. El delegado de campo trató de convencer al ofuscado astro holandés. En vano.
El escándalo estaba adquiriendo proporciones dantescas. ¿Qué hacer entonces? Ni más ni menos que llamar a la policía presente en el estadio para que se llevara al neerlandés a los vestuarios. Lo nunca visto. Michells amenazó incluso con retirar al equipo. Finalmente, la situación se calmó y el partido pudo reanudarse tras dejar, eso sí, una imagen para la historia: Cruyff saliendo del campo escoltado por las fuerzas de seguridad.
La historia no termina aquí. Resulta que el Barcelona y Orrantia coincidieron en el vuelo que les debía llevar a Madrid. Los cronistas cuentan que el trencilla no debió viajar muy tranquilo: "El pasajero que le correspondió al lado de su asiento ha dicho que el árbitro llevó puesto el cinturón de seguridad durante todo el trayecto del viaje y con un periódico en la mano aunque no debía prestar mucha atención a su lectura... porque no pasó de hoja ni una sola vez". Curiosamente, el mismo Orrantia había sido el encargado de dirigir el año anterior el mencionado 0-5 al Real Madrid y tras el encuentro declaró que "Cruyff era todo un caballero por su educación y comportamiento". Fue multado por ello.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

buscador

Buscador de deportes
buscar
Videos de DEPORTES
más videos [+]
DEPORTES
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.