eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 24 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La modelo de la talla XXL

isla mujeres

La modelo de la talla XXL

Tara Lynn mide 1,76, pesa 85 kilos y usa una 48. Para algunos es una sirena y para otros, una ballena, pero demuestra que la belleza no se ajusta a un tamaño específico

29.05.13 - 12:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La modelo de la talla XXL
Tara Lynn es un modelo muy cotizada que no cumple con los cánones habituales.

Entró por primera vez en una agencia de modelos el día antes de cumplir 25 años, a la edad a la que muchas piensan en retirarse. Había sido 'au pair', vendido maquillaje, despachado muebles, trabajado en un banco... Se dejó hacer unas fotos para sacarse un dinerillo extra para retomar sus estudios de Filología y ponerse ante los focos acabó convirtiéndose en su profesión. La modelo estadounidense Tara Lynn mide 1,76 y pesa 85 kilos, y su índice de masa corporal es de 27,44. Es decir, sobrepeso. A sus 30 años y con todos los cánones de belleza que imperan en las pasarelas en contra, luce melena larga, cara de ángel, ojos claros, piel bronceada y esbelta anatomía en portadas de revistas de prestigio internacional como 'Elle' y 'Vogue', donde ni mucho menos es propio de ellas ilustrar su portada con modelos XL, y participa en desfiles de diseñadores de alta costura. La mujer que intenta poner un nuevo cuerpo en el mundo de la moda trabaja para una de las más prestigiosas agencias de modelos, Ford Models, y asegura que no se pesa "nunca, no me interesa nada".

En una de sus fotografías de promoción más llamativas, Tara Lynn, nacida en Seattle, Washington, aparece sentada sobre una silla de mimbre sin ropa. Evidencia, quizás, de que no hay naturalidad aún en que chicas tan voluminosas tengan un papel importante en una revista de moda porque lo que 'manda' es un cuerpo delgado, esbelto, joven, y por lo general de raza blanca. Un tímido asomo de un nuevo modelo de belleza o una simple excepción a la regla. Pero lo cierto es que Lynn, que usa habitualmente una 48 de pantalón y que en sus momentos de mayor delgadez no baja de la 42, demuestra cada da que la hermosura no se ajusta a un tamaño específico y, vestida con diseños atrevidos y reveladores, da una lección de moda a cuantas mujeres observan imágenes en revistas deseando tener unas medidas ideales en lugar de aceptarse y ser felices tan y como son, con un abdomen no tan plano, incipiente celulitis y piernas no del todo tonificadas. "Hay que ponerse lo que a cada una le gusta. Las chicas con formas, en general, tienen la impresión de tener que disculparse por lo que visten", suele decir esta modelo.

Puede que le sobren unos kilos, pero complejo no es hoy por hoy una palabra que esté en el vocabulario de Tara Lynn y no parece afectarle tener que comprar ropa talla XXL en almacenes donde todas son delgadas, desde la dependienta hasta los maniquís, aunque a ella también le llamaban gorda y llegó a avergonzarse de su voluptuosa figura. "Crecí sintiéndome una mujer grande. A los 16 me di cuenta de que mi peso me estaba frenando. Se suponía que mis huesos debían marcarse en mi cuerpo y, claramente, ese no era mi caso y no era así como mi cuerpo debía ser". Por eso decidió adelgazar para encorsetarse en la obligada talla 36. El programa consistía en una hora y media diaria de ejercicio y una comida al día. Perdió 30 kilos, "pero siempre estaba hambrienta y me dolía algo", suele contar. Su cuerpo le mandaba señales de auxilio, así que optó por retomar sus viejos hábitos alimenticios que, para su sorpresa, cambiaron su vida y su carrera de forma drástica y hacen replantearse a más de uno los patrones que marcan la pauta en la moda. Mientras muchas se mueren de hambre para poder lucir un vestido de alta costura en las pasarelas de Milán, esta excamarera de madre profesora y padre músico examina ofertas de trabajo al tiempo que dirige un restaurante de comida latina del que, asegura, ha probado todo el menú.

Como Tara Lynn, hay otras modelos cotizadas que muestran sin pudores sus cuerpos redondos, curvilíneos y plenos de formas y que cada vez suenan más fuerte en las elecciones de diseñadores de la talla de John Galliano, Adolfo Dominguez y Jean Paul Gaultier y de marcas como Gucci o Versace. Están Crystal Renn, Jorday Tesfay, Johanna Dray, Sophie Dahl, Kate Dillon, Natalie Laughlin… Sus cuerpos, sus vidas, sus secretos, sus gustos y sus disgustos no llegarán a conocerse como los de Gisele Bundchen o Kate Moss, pero trabajan convencidas de poder cambiar la idea de lo que es un cuerpo perfecto y crear un estándar de belleza al menos, alternativo.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de SOCIEDAD
más videos [+]
SOCIEDAD
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.