Madrid, 24 mar (EFE).- Un informe del Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia "The Family Watch" asegura que muchos padres quieren implicarse en las tareas del hogar y en la crianza de los hijos, pero que las mujeres, en muchas ocasiones, se interponen porque desean seguir dominando "su reino" durante muchos siglos.

Estas son algunas de las conclusiones que figuran en este informe sobre "La importancia de la figura paterna en la educación de los hijos" que ha sido presentado hoy en rueda de prensa por la profesora María Calvo Charro.

"Queremos seguir dominándolo ('ese reino') en gran medida y muchas veces somos nosotras mismas las que ponemos obstáculos al hombre porque le exigimos que haga las cosas como las hacemos exactamente", ha argumentado la autora del informe.

Por eso, según Calvo, autora del informe que cuenta con bibliografía de estudios y autores de Estados Unidos y de su libro "Padres destronados", estos padres no saben cómo comportarse.

Y no lo saben hacer porque "se ha desdibujado la figura masculina y del padre tradicional", y además "cuando quieren imponer una norma se les tacha de autoritario o cuando actúan con virilidad se les tacha de virilismo o les dicen que pueden frustrar al niño".

De esta forma, según el informe, el hombre va adquiriendo un rol más parecido al de la mujer, ya que ésta le exige "que sea una especie de'mama bis' o un hombre blando", de ahí que "se encuentren un poco perdidos porque no pueden ser ellos mismos".

Esta forma de actuar no beneficia al hijo porque, según la autora, "necesita un rol paterno para que adquiera un equilibrio" ya que de lo contrario en el futuro tenderá a radicalizar la masculinidad.

"Los niños necesitan modelos masculinos para convertirse en hombres", señalan las conclusiones del informe, en el que se sostiene, atendiendo a los estudios realizados en Estados Unidos, que los adolescentes sin padre son menos solidarios y empáticos, tienen menos capacidad intelectual, mantienen antes relaciones sexuales, tienen más riesgo de abusar de drogas y peores resultados en los estudios.

Ante esta "crisis de la paternidad", el Instituto propone realizar campañas de concienciación sobre la exclusión social que está sufriendo el padre" y de reconocimiento de su labor "diferente, complementaria y equilibradora de la madre".

Piden también a los padres que sean ellos mismos y que colaboren "sintiéndose respetados en sus pautas masculinas de actuación".