Getafe, 24 abr (EFE).- El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, ha inaugurado hoy la reunión de cierre del Proyecto MIDFRAIL, coordinado por el Hospital Universitario de Getafe, que ha implicado a más de mil pacientes y profesionales de 75 centros sanitarios de siete países europeos.

Ha sido el primer ensayo clínico a gran escala para evaluar el efecto de la actividad física, la educación y la modificación de los objetivos terapéuticos en personas mayores con diabetes, destaca la Comunidad de Madrid en un comunicado.

El proyecto, que cuenta con una financiación de 6 millones de euros de la Comisión Europea a través del 7º Programa Marco de Salud, ha evaluado la efectividad de una triple intervención sobre la evolución funcional y la calidad de vida de ancianos frágiles con diabetes tras un año de seguimiento.

Los tres componentes de la intervención han sido un programa de ejercicio de fuerza de miembros inferiores, un programa educacional y un reajuste de los objetivos terapéuticos de control de los niveles de glucosa y de presión arterial.

Los resultados preliminares demuestran que la intervención propuesta produce una mejoría hasta de 3 puntos en la escala SPPB (de validez científica internacional) que mide la capacidad funcional de las personas mayores y una reducción también clínicamente relevante del número de hipoglucemias sintomáticas en los participantes, que fueron aleatorizados a la intervención.

MIDFRAIL es un proyecto original (nunca antes estudiado, tanto la intervención como los resultados son únicos para estudios en diabéticos), relevante (aborda un tema de interés para alrededor del 25% de personas con diabetes: los ancianos frágiles y pre-frágiles) y pertinente (se centra en la función, que es el componente principal de la calidad de vida y el objetivo más relevante en este grupo de población).

El estudio abre el camino a nuevos programas de investigación, algunos ya en marcha en población anciana frágil, en los que se incluye el ejercicio como una de las estrategias más útiles para prevenir y retrasar el desarrollo de discapacidad en los ancianos.

Este es el caso de proyectos como SPRINTT o VIVIFRAIL, en los que participan la Fundación de Investigación Biomédica y el Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe.

El centro sanitario madrileño lidera en la actualidad cuatro proyectos europeos (MIDFRAIL, FRAILOMIC, FRAILCLINIC, FRAILTOOLS) sobre la fragilidad y la prevención de la dependencia en personas mayores, financiados por la Unión Europea con más de 25 millones de euros y en los que participan 25 grupos de nueve países europeos y la OMS.

Tienen como objetivos fundamentales el conocimiento de los mecanismos de la fragilidad en el anciano y el descubrimiento de tratamientos que permitan revertir el estado de fragilidad, evitando o reduciendo la discapacidad.

Este grupo también participa como socio en otros cinco proyectos internacionales (ACANTO, DECI, VIVIFRAIL, SPRINTT y FACET) y coordina actualmente, por delegación del Ministerio de Sanidad, una Acción Conjunta (Joint Action) sobre prevención de la fragilidad en mayores en la que participan 24 países de la UE, dotada con un presupuesto de la UE de 3,5 millones de euros.

Asimismo, coordina el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERfes), dentro del consorcio CIBER del Instituto de Salud Carlos III.

La diabetes afecta al 40 % de personas mayores de 65 años y conlleva un descenso de la reserva funcional, conocida como fragilidad, que, en último término y si no se interviene a tiempo, desemboca en discapacidad y finalmente, en muerte.

En los próximos meses, añade la nota, se darán a conocer estos resultados de forma detallada a la comunidad científica a través de congresos y publicaciones y al resto de la población a través de los medios de comunicación.