Maliaño, 18 oct (EFE).- El Ayuntamiento de Camargo pondrá en marcha este año una nueva edición del programa "Igualdad y convivencia escolar", destinado a prevenir el acoso escolar y a que alumnos de Primaria y Secundaria tomen conciencia de la necesidad de una sociedad igualitaria, "alejada" de actitudes discriminatorias.

Así lo ha explicado en nota de prensa la concejala de Educación, Jennifer Gómez, quien también ha señalado que este programa, dirigido por la psicóloga Sara Lanza, permitirá a unos 1.400 alumnos recibir formación para mejorar las relaciones entre escolares y prevenir y evitar problemas como el acoso escolar y el ciberacoso.

En esta iniciativa participan alumnos de entre 10 y 14 años, pertenecientes a ocho centros escolares y a los tres institutos del municipio, en concreto, estudiantes desde quinto curso de Educación Primaria hasta segundo de Secundaria.

En cada centro se realizan cuatro sesiones por cada grupo, en edades en las que es "muy importante" promover una perspectiva de género igualitaria y trabajar habilidades como la empatía o la asertividad, ha apuntado Gómez.

Así, los alumnos reciben información sobre los estereotipos de género y aprenden a definir y a saber percibir la violencia escolar, además de orientación sobre cómo emplear las nuevas tecnologías en un sentido positivo y una serie de pautas sobre cómo actuar ante casos de acoso escolar y de ciberacoso.

Por su parte, Sara Lanza ha considerado que el programa está permitiendo que, "progresivamente", entre los alumnos haya una "mayor" sensibilización sobre la problemática del "bullying" o acoso escolar.

Y es que esta psicóloga ha destacado que los alumnos se atreven a hablar más de ello y se produce más empatía hacia quienes son objeto de estos actos, lo que conlleva, en su opinión, que se puedan detectar más casos y abordar mejor.

"Han asumido la importancia de pedir ayuda y de no callarse, ya que es la única forma de solucionar la situación de acoso escolar y ciberbullying", ha apuntado.

Además, los alumnos aprenden a identificar con "mayor" claridad comportamientos agresivos más sutiles que "muchas veces" no asociaban con el "bullying", como por ejemplo aislar a un compañero del resto, no dejarle jugar ni participar en actividades, ignorarle y no hablarle, o hablar mal de él o ella para que los demás se aparten.

Respecto a las nuevas tecnologías, especialmente en Primaria, el programa está permitiendo "mejorar" los hábitos de uso, sobre todo, en lo relativo a la información que comparten en internet.

Lanza ha resaltado al respecto que los alumnos cuidan "más" su privacidad, no ofrecen datos personales, tapan la cámara de los dispositivos, no dan información a gente que no conocen e, incluso, les bloquean como forma de prevenir conflictos, lo que contribuye a evitar situaciones de ciberacoso.

En cambio, ha indicado que se está percibiendo que cada vez más niños de Primaria tienen móvil propio, más del 50 por ciento con 10 años, ha remarcado, algo que, bajo su criterio, puede dar lugar a un incremento de conflictos por el mal uso que hacen de él.

Igualmente, en Secundaria se aprecia un uso "abusivo" de las tecnologías, ha añadido, ya que un "alto" porcentaje de jóvenes pasa la mayor parte de su tiempo de ocio con el móvil y con videojuegos.

Además, en estas edades, ha afirmado la psicóloga, tienen "muy normalizado" el uso que hacen de la tecnología y "no lo ven" como un posible problema, por lo que no consideran necesario cambiarlo.