Santander, 18 oct (EFE).- CEOE-CEPYME considera que la derogación del decreto de ayudas a la contratación indefinida "enmascara un recorte" en creación de empleo y además evidencia una "preocupante ineficacia" en la gestión de los recursos públicos.

La patronal responde así a la decisión del Consejo de Gobierno que ayer fue publicada en el Boletín Oficial de Cantabria y que el Ejecutivo justifica en que las ayudas no han producido los efectos prácticos que se esperaban, puesto que el empleo indefinido se ha reducido un 0,65 por ciento en un año.

CEOE-CEPYME pone en cuestión este argumento ya que calcula que el decreto ha hecho posibles más de 3.000 contrataciones con una media de 5.000 euros de apoyo en cada caso.

A su juicio, este resultado "difícilmente puede considerarse ineficaz" teniendo en cuenta las cifras de desempleo en Cantabria o comparando este balance con el coste y los frutos de los programas de creación de empleo temporal, en cuya gestión "interviene en exclusiva la Administración".

En un comunicado, defiende que estas ayudas a la contratación han logrado generar más empleo que muchas otras medidas, programas y eventos "más mediáticos y gravosos para la economía regional y de dudosa repercusión en cuanto a la estabilidad del empleo que potencialmente pudieran generar".

"Y no es aceptable pretender ajustar el déficit recortando en programas de creación de empleo", añade.

Para la organización empresarial, la decisión del Gobierno se explica por cuestiones "absolutamente ajenas" a las empresas y está "más bien vinculada al hecho de que la Administración regional prefiere redirigir a fines distintos la cantidad que supone esta medida de fomento del empleo".

Recuerda además que las ayudas se orientaban a pequeñas y medianas empresas y a autónomos, que constituyen más del 95 por ciento del tejido empresarial cántabro, que desde ayer, dice, queda "desamparado".

Los empresarios se quejan también de que con este decreto podían beneficiarse de la ayuda todos los contratos que cumplieran las condiciones, independientemente de la fecha de su firma, mientras que con las subvenciones a través de convocatoria quedan fuera los que se firmen un día antes de la fecha fijada, lo que "no contribuye a que la Administración genere la estabilidad a la que dice aspirar en el empleo".

CEOE-CEPYME ha recibido "con absoluta incredulidad" la explicación de la que la supresión se deba a que alguna empresa haya empezado a despedir trabajadores transcurrido el periodo de 16 meses de duración del contrato que se fijaba para que el empresario tuviera derecho a la ayuda.

"Teniendo en cuenta que el decreto entra en vigor el 9 de mayo de 2015 y que su derogación ha sido publicada ayer 17 de octubre, es materialmente imposible que existan datos suficientes que avalen la teoría en la que se escuda del Gobierno y que es con un simple cálculo matemático totalmente inverosímil", dice.

En cuanto a la posibilidad de que el decreto esté abierto al fraude, los servicios jurídicos de la patronal señalan que cualquier incumplimiento por parte de un ciudadano de las condiciones que dan lugar a percibir una ayuda, obligaría a éste a devolverla por lo que "no cabe hablar de fraude en ningún caso".

A eso añaden que la Administración tiene la obligación y los mecanismos para controlar la correcta utilización de los recursos que pone a disposición de las empresas y los ciudadanos y "es su obligación y responsabilidad ejercer este control sin que le quepa escudarse en hipotéticos incumplimientos para renunciar a hacer frente a su obligación de gestionar".