Santander, 19 oct (EFE).- Los apicultores de Cantabria se han concentrado hoy para pedir un etiquetado "más transparente" que refleje el país de origen de la miel y evitar así la "competencia desleal" ocasionada por la mezcla de mieles de diferentes procedencias.

El responsable de apicultura del sindicato agrario COAG, Manuel Barquín, ha explicado en preguntas a los periodistas que Cantabria se ha unido a una campaña de carácter nacional que ha arrancado hoy y que pretende que España "adapte la normativa como otros países de la Unión Europea donde se detalla la procedencia de la miel".

Cantabria se une a esta reivindicación a pesar de ser una de las regiones "menos afectada" porque es productora y envasadora, y la producción cántabra "se queda en la región", ha asegurado Barquín.

El consumidor cántabro sabe que la miel que consume es de Cantabria, ya sea por la denominación del Gobierno regional de Calidad Controlada (CC), por las denominaciones de origen o por la venta directa de los pequeños apicultores.

Barquín ha explicado que Cantabria produce en torno a 100 toneladas de miel anuales, cantidad que cubre el 50 % del consumo de la región, y ha asegurado que ocurre lo mismo en el conjunto del país, que se produce la mitad del consumo.

Por ello, los apicultores exigen que se conozca el lugar de procedencia de la miel que se consume, ya que la normativa actual no obliga en el caso de este alimento a indicar si procede de otros países y el porcentaje de cada uno de ellos.

Barquín ha afirmado que España es uno de los países que se abstuvo el año pasado, fecha tope para cambiar la normativa que no obliga a indicar el origen de los productos, en el caso de la miel, una decisión que, a su juicio, ha dejado "desamparados" a los productores y ha desembocado en una "caída en espiral" de los precios, sobre todo de las grandes productoras.

El consumidor está tomando una miel "de dudoso origen", según ha opinado Barquín, ya que en la Unión Europea existen unos estándares de calidad y seguridad alimentaria para producir alimentos, que en España se están cumpliendo pero en otros países no.

El responsable de apicultura de COAG ha mostrado su preocupación por la "competencia desleal" y la caída del precio de la miel, ocasionada por la normativa vigente, y por la "triangulación de los productos" que se está empezando a utilizar.

Barquín ha explicado que los productos que proceden del exterior de la UE y se envasan en el país, ya se pueden exportar con origen europeo, lo que permite que la miel de otros países que no cumple con los estándares de calidad, como es el caso de los asiáticos, se mezcle con la de Europa, de forma que se "está desvirtuando la marca y desprotegiendo a los clientes".

La campaña de sensibilización emprendida por los apicultores españoles se prolongará en el tiempo, ha explicado el representante del sindicato agrario, para intentar que se cambie la normativa y se "defienda más al productor y al consumidor" porque, según ha opinado, en España "se ha preferido proteger a los 7 ó 8 grandes envasadores en vez de a los pequeños productores".