Santander, 19 oct (EFE).- La Audiencia de Cantabria ha declarado culpable el concurso de acreedores solicitado por el Racing de Santander en julio de 2011, que achaca a la actuación del empresario Ahsan Ali Sied y su sociedad Western Gulf Advisory Holding (WGA), con lo que exime al entonces presidente del club, Francisco Pernia.

La Audiencia revoca así parcialmente la sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Santander que declaró fortuito el concurso y que fue recurrida por el Ministerio Fiscal.

El tribunal declara culpables de la insolvencia del club al empresario Ali Sied y a la sociedad WGA, que utilizó en enero de 2011 para hacerse con el 98 por ciento de las acciones del Racing, convirtiéndose así en accionista mayoritario.

Además, inhabilita al empresario y a la sociedad para administrar los bienes ajenos y para representar o administrar a cualquier persona durante un periodo de cinco años y les condena a la pérdida de cualquier derecho que tengan sobre el concurso.

Sin embargo, la Audiencia de Cantabria exime a Francisco Pernia, al no haberse justificado su vinculación con la insolvencia.