Torrelavega, 29 nov (EFE).- El equipo de gobierno PSOE-PRC en Torrelavega no considera adecuado incluir un capítulo de sanciones en el futuro Código de Conducta y Buen Gobierno para garantizar el cumplimiento del mismo, ya que se apelará al "compromiso ético" de los miembros de la Corporación y del personal de confianza.

En rueda de prensa, el concejal de Recurso Humanos e impulsor del código, José Luis Urraca Casal, ha asegurado que la mejor forma de cumplirlo en "adherirse al mismo", aunque el borrador del texto que hoy se presentará al pleno de la Corporación incluye que la adhesión tendrá carácter voluntario ante de tomar posesión del cargo.

El equipo de gobierno PSOE-PRC se ha quedado solo ayer en su propuesta de aprobar el Código de Conducta y Buen Gobierno, pues la oposición se ha abstenido en la Comisión de Recurso Humanos por discrepancias con el texto redactado e incluso alguno como ACPT votará en contra del mismo en el pleno.

Las principales diferencias entre PSOE-PRC y la oposición estriban en la aceptación o no de regalos, así como en las atenciones protocolarias que el Ayuntamiento o los miembros de la Corporación puedan tener en eventos de relevancia pública, además de en la concesión de entradas a espectáculos.

Urraca ha detallado que en el capítulo de regalos el borrador "restringe al máximo" lo previsto en otras normativas similares, al fijarse que los concejales y personal de confianza no podrán recibir regalos cuando en una anterior redacción se había propuesto que los regalos no superasen los 20 euros.

También ha insistido en las restricciones para aceptar entradas a eventos de relevancia pública por parte de los concejales, ya que se se exigirá que las mismas sean "en todo caso" nominativas e intransferibles, y se ajusten al mínimo imprescindible para el ejercicio de su función representativa.

A su juicio, aunque la oposición ha mostrado distintas reticencias para dar el visto bueno a la redacción del Código de Conducta y Buen Gobierno del Ayuntamiento, el equipo de gobierno espera contar con el voto a favor de alguno de los grupos, en especial del PP.

Respecto a la adhesión al Código por parte de los concejales, esta se llevará a cabo mediante la firma de una declaración ante el secretario municipal de aceptación de los obligaciones que detalla el texto del documento y de compromiso de cumplir sus principios y de facilitar su divulgación y aplicación.

El borrador incluye que los concejales y personal de confianza del Ayuntamiento deberán rechazar también "cualquier favor o servicio en condiciones ventajosas", tanto por parte de personas físicas o entidades privadas que puedan condicionar el desempeño de sus funciones.

Según detalla el preámbulo, el Código de Conducta debe actuar "como guía o referente normativo de la conducta de los miembros de la Corporación y personal municipal".