Santander, 29 nov (EFE).- La Guardia Civil ha desmantelado una red que distribuía hachís y marihuana entre menores en el entorno de centros de enseñanza de Reinosa y también vendía droga a jóvenes en Burgos y la localidad de Soncillo, dentro de una operación que se ha saldado con seis detenidos, uno de ellos menor de edad.

Las detenciones se han practicado en Sarón, Reinosa, Cubillos del Rojo, Soncillo y Burgos y en la operación, que comenzó en mayo, se han hecho seis registros en los que se han intervenido un kilo de hachís - la mayor parte bellotas-, más de 200 gramos de marihuana y cerca de 9.000 euros en metálico.

Los registros, en los que también se han incautado balanzas, teléfonos móviles y un armario invernadero para el cultivo de marihuana, se han efectuado en Reinosa, Soncillo, y Bilbao.

Según informa hoy la Guardia Civil en una nota, la operación se puso en marcha cuando los agentes sospecharon de un joven que supuestamente esta suministrando droga a menores, quienes a su vez presuntamente la distribuían en las inmediaciones de centros educativos de Reinosa.

La investigación condujo hacia un taxista de Bilbao con el que el joven mantenía contactos en Sarón, del que se sospechó que podría ser su suministrador.

Además la Guardia Civil averiguó que supuestamente existía una ramificación en Soncillo, donde un grupo de personas, entre ellas el menor, presuntamente se encargaban de distribuir la droga en esta zona y en la capital burgalesa.

En julio, dentro de una primera fase, fueron detenidos en Sarón el vecino de Reinosa y el taxista de Bilbao cuando estaban haciendo una transacción.

Fueron sorprendidos dentro del taxi y los agentes les intervinieron 500 gramos de bellotas de hachís, además del dinero con el que supuestamente se iba a hacer el pago.

La segunda fase llegó en noviembre, con las otras cuatro detenciones y los posteriores registros domiciliarios.

La operación ha estado dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Reinosa, junto al Juzgado de Menores de Santander, y ha sido desarrollada por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Cantabria, con el apoyo del puesto de Reinosa y de la Comandancia de Burgos (Policía Judicial y Puesto de Soncillo).

La Guardia Civil recuerda que tiene en marcha un plan director para la convivencia y la mejora de la seguridad en los centros educativos y sus entornos, que además de servicios cotidianos de prevención del tráfico y consumo de drogas, incluye conferencias y actividades en las que participaron el curso pasado en Cantabria 11.000 alumnos y padres.

Junto a la prevención de las drogodependencias, en estas actividades se abordan los peligros de internet, la violencia de género y el acoso escolar.