Astillero, 29 nov (EFE).- El alcalde de Astillero, Francisco Ortiz (PRC), ha responsabilizado al PP de la situación actual del aparcamiento subterráneo de La Churruca, cuyo adjudicatario, la empresa Senor, ha decidido rescindir el contrato de gestión que mantenía con el Consistorio.

En opinión de Ortiz, el proyecto de gestión de este aparcamiento, licitado en 2005 cuando el PP gobernaba en el Ayuntamiento, y la "desidia" en su control ha supuesto un "grave" quebranto para las arcas municipales, que ha cifrado en más de dos millones de euros.

En nota de prensa, el primer edil ha contestado así al PP que el pasado jueves daba a conocer que la empresa adjudicataria de este parking había decidido suspender el contrato porque "se le deben facturas" desde hace más de un año y que el alcalde conocía esta situación desde abril.

Para Ortiz, estas críticas son "una salida a la desesperada" y "un ataque gratuito" dado que ha resaltado que fue durante los mandatos de los exalcaldes Ignacio Diego y Carlos Cortina cuando se licitó el concurso de construcción y explotación de este aparcamiento subterráneo.

A su juicio, ha resultado ser un proyecto "dañino", ya que las condiciones "favorecían en todo momento" a la empresa concesionaria, que facturaba 1,5 millones de euros por la construcción y a lo que se ha ido añadiendo 90.000 euros anuales durante los 10 años de explotación, lo que hace un gasto total de 2,2 millones de euros.

Al respecto, ha asegurado que el PP sabe "mejor que nadie" que este aparcamiento ha sido un proyecto "mal gestionado" desde "el minuto cero" y han sido "consentidores" del "enorme" quebranto que ha supuesto para las arcas municipales durante todos estos años.

Respecto a la existencia de facturas sin pagar, Francisco Ortiz ha apuntado que el Partido Popular es "de sobra conocedor" que una parte de los abonos pendientes de pago obedecen a las deudas que la adjudicataria mantenía con trabajadores del parking y que el Consistorio ha debido abonar.

También ha recordado que el Ayuntamiento ha tenido que asumir "ciertos" defectos de construcción por un coste de unos 25.000 euros, que han sido corregidos recientemente y abonados con uno de los avales de la empresa adjudicataria.

Ortiz ha considerado que a quien habría que pedir explicaciones es al PP por diez años de "absoluto desentendimiento y abandono" de una instalación cuya privatización, ha dicho, ha llevado a endeudar cada vez más al municipio.

Además, ha criticado que no ha sabido gestionar sus privatizaciones ni revisar su estado, dejando un aparcamiento "completamente abandonado y obsoleto", en el que habrá que realizar una inversión superior a los 10.000 euros para actualizar y modernizar la instalación y que preste un servicio "adecuado".

Ha añadido que ya se está trabajando en un plan de viabilidad para hacer sostenible financieramente la explotación de este aparcamiento subterráneo.