Aguilar de Campoo , 30 nov .- Castilla y León y Cantabria reforzarán la colaboración en materia de vialidad invernal para "minimizar" los efectos adversos de las heladas y las nevadas y garantizar el tránsito seguro en las carreteras de titularidad estatal, principalmente en la autovía A-67.

Así lo han manifestado hoy en declaraciones a los periodistas la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, y el delegado en Cantabria, Samuel Ruiz, antes de celebrar, en Aguilar de Campoo (Palencia), una reunión de coordinación en el marco de la Campaña de Vialidad Invernal 2016-2017 en la Red de Carreteras del Estado.

La reunión ha servido para "reforzar" la coordinación, la cooperación y la colaboración que ya tienen Castilla y León y Cantabria en materia de vialidad invernal y para que el dispositivo de ambas comunidades funcione correctamente.

Para ello hoy se han revisado todos los protocolos vigentes puestos en marcha tras las intensas nevadas de febrero de 2014 y se han analizado los medios humanos y materiales de que disponen ambas comunidades para combatir los efectos de las nevadas en la autovía que une Palencia con Cantabria, la A-67.

Ambos han recordado las condiciones meteorológicas "tan adversas" que se dieron entonces, con "una tormenta perfecta" en la que se unieron todos los elementos y dificultaron enormemente la vialidad en las carreteras de conexión entre Castilla y León y Cantabria, ha señalado Samuel Ruiz.

De forma coordinada las dos comunidades pretenden "minimizar" los efectos adversos que puedan tener las condiciones meteorológicas adversas y facilitar a los ciudadanos el transito por las carreteras, "optimizando todas las medidas de que disponemos en Castilla y León y Cantabria y anticipándonos a la situación".

Medidas como las seis cámaras de vigilancia que se instalaron en la A-67 el año pasado, tres en Cantabria y tres en Palencia, y que ofrecen información en tiempo real de la situación de la A-67.

También se ha hablado del protocolo conjunto establecido para anunciar de modo simultáneo a los medios se comunicación de Palencia y Cantabria los posibles cortes de tráfico que hubiera que afrontar en el límite entre ambos territorios.

Precisamente en el limite entre ambas provincias, entre Aguilar de Campoo y Reinosa, es donde se dan los principales problemas, ya que se producen fuertes ventiscas que dificultan la limpieza de la calzada y obligan a hacer cortes y a embolsar camiones, ya que los vehículos pesados son los que más afección causan al tráfico.

En caso de nevadas fuertes, la Guardia Civil procederá al embolsamiento hasta que la situación de la vía lo permita y los agentes de las dos comunidades y las quitanieves del Ministerio de Fomento puedan organizar convoyes conjuntos para que se desplacen los camiones.

También se han revisado los protocolos en materia de comunicación, para informar a los ciudadanos de los cortes de tráfico, y se ha aprovechado para pedir a los viajeros que usen todos los medios que tienen a su disposición antes de ponerse en marcha, "para saber lo que se van a encontrar en la carretera y que vayan preparados", ha insistido Salgueiro.

A la reunión han asistido también el subdelegado en Palencia, Luis Miguel Cárcel, y la alcaldesa de Aguilar de Campoo, María José Ortega, y los representantes de las demarcaciones de Carreteras, de la Guardia Civil de Tráfico, de la Dirección General de Tráfico (DGT), y de Protección Civil de Cantabria, Palencia y Castilla y León.