Santander, 30 nov (EFE).- El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha defendido hoy que el país debe ser "muy consciente" de que hay que continuar con las reformas porque, de lo contrario, puede volver a entrar en "declive" y ha apostado por "seguir apretando el acelerador y hacerlo ahora".

Rosell ha hecho estas afirmaciones durante su intervención en el acto de inauguración de las jornadas de CEOE Cantabria "El papel del empresariado en la sociedad de hoy", en el que han intervenido el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el de la patronal en Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña.

El presidente de la confederación española ha apostado en su discurso por acometer reformas en el ámbito económico, pero también en el territorial y social y ha opinado que el hecho de que el Gobierno no tenga mayoría absoluta supone una "oportunidad", porque obliga a pensar y a hacer las cosas "conjuntamente".

"En política las mayorías han acabado y empieza el pacto", ha afirmado Rosell, quien ha señalado que el país está ante una nueva agenda "política, económica y social".

Ha defendido que las reformas económicas hay que acometerlas "cuanto antes mejor", entre otros motivos, porque otros países competencia de España en Europa, como Italia o Francia, no son capaces de hacerlas.

Pero también ha apostado por las reformas sociales, porque la crisis, ha argumentado, ha dejado por el camino a muchas personas a las que, a su juicio, hay que ayudar tratando de que se incorporen al mercado de trabajo, para lo que ha apostado por la educación y la formación.

Después de subrayar que solo el 40 por ciento de las empresas que pagan el impuesto de sociedades está en numerosos positivos, Rosell ha dicho que aunque la recuperación llega "poco a poco", todavía queda mucho camino que recorrer.

"Ni mucho menos el camino está hecho", ha afirmado Rosell, quien ha insistido en que hay que "seguir apretando el acelerador y hacerlo ahora".

El presidente de CEOE se ha mostrado seguro de que con el esfuerzo de todos, de los empresarios y de la sociedad en su conjunto, "el futuro será esperanzador".

En su intervención, ha opinado que quedan un par de años para recuperar los niveles de empleo del año 2008, antes de la crisis, y tres o cuatro para alcanzar una situación "confortable" de unos 4 millones de parados.

Rosell ha dicho también que hay quien piensa que "todo es magia", cuando quien crea la riqueza son las empresas y los empresarios, cuya figura, ha añadido, "no está lo suficientemente realzada y puesta suficientemente en valor".

Por eso, ha abogado por poner en valor desde la educación infantil la figura del empresario como algo positivo y "absolutamente imprescindible" y defender la idea de que no es posible crear más empleo y mejor sin más y mejores empresas.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha defendido la importancia del empresariado como "motor de la economía" y ha hecho hincapié en que la labor del Gobierno es crear las condiciones para que su labor sea "lo más fácil posible".

"Lo público coadyuga a lo privado, pero quien va a hacer que este país prospere y que esta comunidad prospere es la iniciativa privada", ha dicho el presidente.

El presidente de CEOE-CPYME Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña, quien ha abierto el acto, ha apostado por reivindicar la figura del empresario como "motor de innovación", como elemento que aporta ética al ecosistema económico y como escudo contra la degradación de las familias, detector de tendencias que conducen al futuro y como inversor en estabilidad social.

Además, ha defendido que en un marco internacional convulso, en un escenario nacional políticamente tensionado y en un entorno local "poco oxigenado", lo que a la empresa le ocurra puede llegar a importar muy poco si el empresariado no se hace escuchar claramente y fuertemente unido.