Bilbao, 1 dic (EFE).- La dirección de Sidenor y los sindicatos celebran hoy en la planta vizcaína de Basauri una larga reunión en la que se están abordando los aspectos técnicos del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentado por la empresa.

El ERTE anunciado por el grupo siderúrgico Sidenor para sus plantas, entre ellas las de Reinosa, se aplicaría durante dos años, en 2017 y 2018, e implicaría una reducción media del tiempo de trabajo de un 50 %, aunque con diferente afectación según los centros de trabajo.

la dirección y los sindicatos de la empresa -UGT, CCOO, USO, ESK, CSIF-F, ELA y LAB- celebran hoy la segunda reunión del periodo de consultas, un encuentro que "va para largo" y que continuará mañana.

En esta reunión, la empresa ha dado explicaciones técnicas de su propuesta e informes de consultoría, sin que se haya entrado en la negociación propiamente dicha, han informado fuentes sindicales.

Sidenor ha justificado el expediente de regulación en base a causas económicas, organizativas y productivas, como las pérdidas económicas recurrentes y falta de competitividad, que viene de la anterior etapa, cuando la empresa formaba parte de la brasileña Gerdau.

El ERTE afecta a más de 2.000 trabajadores de Sidenor y supone una reducción media del 50 % del tiempo de trabajo en el conjunto del grupo, aunque dicho porcentaje es mayor o menor según las plantas.

Ese porcentaje se sitúa en el 50 % en las oficinas generales de Basauri (Bizkaia) y las plantas de Legazpia (Gipuzkoa) y Azuqueca (Guadalajara).

Se eleva al 75 % en la de Reinosa, al 62 % en la de Azkoitia (Gipuzkoa) y al 100 % en la de Maltzaga (Gipuzkoa), cuya producción se trasladaría a la planta de Vitoria, en la que el porcentaje citado se situaría en el 35 %, el mismo que para la planta de Legutiano (Álava), mientras que sería de un 20 % para el centro de producción de Basauri y de un 39 % para el centro de Polinya (Barcelona).