Santander, 12 ene (EFE).- El Plan Estratégico para la Prevención y Lucha contra Incendios Forestales de Cantabria para el periodo 2017-2020 estará dotado con casi 26 millones de euros, para ejecutar 77 acciones, con el objetivo de reducir su número, mejorar la prevención y promover nuevos modelos de gestión de montes.

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha presentado hoy a los integrantes de la "Mesa del Fuego" el proyecto para este plan estratégico, que iniciará ahora su tramitación, con un periodo de información pública y los informes de las consejerías, para ser aprobado por el Consejo de Gobierno.

Oria informará sobre el contenido de este documento a los grupos políticos en una comparecencia a petición propia ante la comisión correspondiente del Parlamento de Cantabria, con el objetivo de lograr el máximo consenso social y político, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El titular de Medio Rural ha destacado que este documento se "estratégico, debatido y consensuado" está dirigido "a afrontar de forma decidida la problemática de los incendios forestales" en Cantabria y cierra la "primera etapa", a la que seguirá de forma inmediata, tras su aprobación, una segunda para su implementación.

Los objetivos del plan son reducir el número y extensión de los incendios forestales mediante una estrategia integral basada en la prevención, la concertación social, la información y la sensibilización.

También busca mejorar la eficacia y la eficiencia en la prevención y extinción realizada por los empleados públicos, garantizando que las plantillas del personal implicado en esas tareas están cubiertas y se dispone de los medios materiales adecuados.

Además, se pretende promover nuevos modelos de corresponsabilidad en la gestión de los montes públicos, entre la administración forestal, las entidades locales propietarias y los sectores económicos y sociales con interés en el aprovechamiento sostenible y la conservación de esos montes.

Para ello, se contemplan 6 objetivos generales que se despliegan en 26 objetivos específicos, con 77 acciones a ejecutar en los próximos cuatro, para lo que se contará con 25,8 millones de euros, de los que 23,5 millones (90,77%) se destinará a inversiones y ayudas públicas. El resto, casi 2,4 millones se dedicará a los equipos técnicos necesarios para el diseño y ejecución de las diferentes medidas.

La mayor parte de las inversiones, tanto directas como a través de ayudas, se destinarán a los acuerdos para la conciliación de intereses en la mejora de los montes y la puesta en valor de todos sus servicios: ganadería, conservación de la biodiversidad y producción forestal, entre otros.

Estas acciones de conciliación a través de los acuerdos entre la Consejería de Medio Rural, las entidades locales y los usuarios de los montes, contemplan un presupuesto de 8,1 millones de euros, que se invertirán en la elaboración de los instrumentos de gestión de los montes, en desbroces, mejoras de pastizales, infraestructuras ganaderas y de prevención de incendios, entre otras acciones.

Las actuaciones de fomento de la selvicultura para mejorar el estado de los bosques y potenciar sus valores naturales y su aprovechamiento sostenible, conllevarán unas inversiones de 4,3 millones de euros, mientras que las medidas de reducción de los riesgos de incendios mediante tratamientos selvícolas dispondrán de 3,8 millones de euros.

También se contempla la inversión de 1 millón de euros en la puesta en marcha de proyectos piloto de mejora de pastos en diferentes zonas de Cantabria con especial incidencia de incendios, que serán diseñados por el Centro de Investigación y Formación Agrarias (CIFA) dependiente de la Consejería de Medio Rural.

Así mismo se contempla la creación de un Comité Técnico-Científico que asesorará a la Consejería para impulsar la investigación aplicada a la gestión de los incendios, la reducción de su impacto y la valoración de sus efectos económicos y ambientales.

Se prevén, además, acciones de sensibilización, educación e información en materia de prevención de incendios; la elaboración y aplicación de protocolos para la restauración de zonas afectadas por los incendios, y la mejora y modernización de los protocolos de coordinación entre las diferentes administraciones para la actuación en los casos de los incendios que generan emergencias en el ámbito de la protección civil.

Junto a las inversiones previstas, Oria ha destacado que esta legislatura se completará la cobertura de la plantilla de guardas, cuadrillas forestales y técnicos, además de incrementarse el parque de autobombas y las dotaciones de medios materiales como naves forestales y comunicaciones.

El presupuesto de las medidas estructurales, que no se imputan directamente al Plan y que por tanto se suman a las inversiones previstas en el mismo, superan los 6 millones de euros.

El consejero ha destacado, finalmente, que el proyecto de presupuestos para 2017 ya contempla un incremento económico asociado a este documento, tanto en la mejora de la plantilla de personal, con un incremento del 15,70% respecto al de 2016, como en las inversiones en la prevención y extinción de incendios, con un subida del 30,13%.

Se recoge, además, un aumento del 62,27% frente a los presupuestos de 2016 en las subvenciones y ayudas públicas para actuaciones de prevención de incendios y mejora de los montes, tanto para las entidades locales propietarias de montes de utilidad pública como para los montes de propiedad privada.