Santander, 13 ene (EFE).- El rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos, ha destacado hoy ante el claustro universitario que la institución académica prevé contar en 2017, por primera vez después de seis años, con "suficiente financiera", al disponer de unos ingresos de unos 107,5 millones de euros.

Este último dato ha sido facilitado por el gerente de la Universidad de Cantabria (UC), Enrique Alonso, quien, como también ha recordado el rector, esa cifra tiene una "relativa provisionalidad", debido a que incluye la cantidad que aportará el Gobierno regional en los presupuestos para 2017, que aún no han sido aprobados, y la "incertidumbre" respecto a las partidas del Ejecutivo central.

Ante el claustro universitario, que se ha reunido hoy por primera vez en sesión ordinaria tras su elección en noviembre de 2016, Pazos ha abogado por el desarrollo de un "verdadero plan estratégico" para la UC de cara a los próximos años.

"La UC debe redefinir, en este momento, una nueva estrategia", ha apostillado Pazos, que también ha vivido hoy su primer claustro como rector, en el que se ha aprobado por 136 votos a favor y 14 abstenciones su informe anual y las líneas generales del presupuesto para 2017.

El rector ha hablado de lo ocurrido en los doce últimos meses, en "un escenario general de restricción presupuestaria e incertidumbre política", pero ha indicado que esa situación no ha impedido para que la UC siga estando en los primeros puestos de productividad, calidad e investigación.

Ángel Pazos ha reconocido que esa posición de la UC no debe suponer complacencia, pero si cree legítimo comentarlo "porque es obra de todas las personas que investigan, trabajan y estudian en esta universidad", ha dicho, según informa en nota de prensa la institución académica.

Y respecto al presupuesto de 2017, el gerente ha señalado que con los 107,6 millones de euros de ingresos previstos se puede tener "cierto margen para realizar actuaciones que no se han podido plantear en los últimos años".

También, durante el claustro, se ha dado el visto bueno a la concesión del Doctor Honoris Causa al historiador Teófilo Ruiz, y el Defensor Universitario, Ángel Cobo, ha hablado de las actuaciones llevadas a cabo el curso pasado, con 108 casos presentados en esta oficina, de los que 33 fueron quejas.

Respecto a las quejas, ha dicho que han bajado un 15 por ciento respecto al curso anterior y que la mayoría de los casos que llegaron a esta oficina fueron consultas o peticiones de consejo, sobre todo en materia académica.

La mayoría de las personas que se acercaron al Defensor Universitario fueron estudiantes, aunque también hubo personal de investigación y un trabajador de administración y servicios.

Cobo ha explicado que, entre sus recomendaciones tras esas consultas, está la necesidad de actualizar el reglamento de procesos de evaluación, mostrar más sensibilidad con el estudiante o proponer un análisis de resultados "anómalos y acciones correctoras".