Santander, 13 ene (EFE).- La primera nevada importante que se ha producido este invierno en Cantabria y que ha comenzado hoy, 13 de enero, con posibilidad de prolongarse varios días, ha complicado el tráfico en algunas carreteras de Cantabria, la más importante, por su intensidad de circulación, la Autovía de la Meseta (A-67).

Aunque desde primera hora de la mañana, la Guardia Civil de Tráfico ha pedido precaución para circular por la A-67, en concreto por el puerto de Pozazal -situado a 1.002 metros de altitud-, la nieve no ha producido más que ese aviso de precaución, porque durante el día los coches han podido pasar por esa vía.

Sí es cierto, que las máquinas quitanieves han estado continuamente limpiando la autovía, pero los problemas más importantes por la nieve caída han sido en las carreteras de la red autonómica, sobre todo en los puertos de montaña.

De hecho, permanece cerrado al tráfico el puerto de Lunada (CA-643), que habitualmente se vuelve intransitable cuando llegan las primeras nieves, y es necesario el uso de cadenas en el puerto de Alto Campoo (CA-183), Alto del Caracol (CA-264), y Palombera (CA-280).

La Dirección General de Tráfico recuerda en su web que la obligación de cadenas es para los turismos, porque los vehículos pesados o articulados, como camiones y autobuses, no pueden circular por esas carreteras.

El servicio de emergencias 112 del Gobierno de Cantabria también apunta "dificultades" para circular por las carreteras comarcales que unen Reinosa con Corconte y Matamorosa con Mataporquera.

Sin embargo, el 112 no tiene mas incidencias importantes, excepto el rescate a primera hora de la mañana de una persona que accedió a la Fuente del Chivo -situada en la zona más alta de la estación de esquí, a casi 2.000 metros de altitud-, cuyo coche quedó atrapado en esa zona, y "fuertes granizadas" en la Autovía del Cantábrico a la altura de Laredo.

El tráfico ferroviario no se ha visto afectado por las inclemencias meteorológicas en la región, y según han confirmado a EFE fuentes de Renfe, los distintas frecuencias de trenes han mantenido la normalidad de otros días.

En las carreteras, el Ministerio de Fomento ha informado que tiene dispuestas, para su uso ante la nieve y las heladas que se prevén, un total de 43 máquinas quitanieves y 16.010 toneladas de fundentes para toda Cantabria.

Fomento quiere así garantizar, en la medida de lo posible, el tránsito seguro en las carreteras del Estado ante situaciones de helada y nevadas.

La alerta naranja (riesgo importante) por las nevadas, activada en Cantabria por la Agencia Estatal de Meteorología, también afectaba a fenómenos costeros, aunque no se han producido incidencias de importancia en las zonas litorales de la región.

Esa alerta continuará mañana, en el caso de los fenómenos costeros hasta las 12.00 horas, cuando pasará a amarilla.

En cuanto a la nieve, se mantendrá la alerta naranja, sobre todo para la zona centro y Valle de Villaverde, donde a partir de los 700 metros de altitud se pueden acumular hasta 10 centímetros de nieve.

El 112 recuerda que ante este tipo de inclemencias meteorológicas es mejor evitar el uso del coche si no es necesario, pedir información del estado de las carreteras si se va a coger un vehículo, y tener cuidado con las placas de hielo en la calzada, sobre todo a primera y última hora del día.

Este fuerte temporal, que se canaliza entre el anticiclón de las Azores y una zona de bajas presiones situada sobre el interior de Europa, se mantendrá hasta el martes, cuando "se impondrá un cambio de situación que dejará mucho más frío", explica la Agencia Estatal de Meteorología.