Torrelavega, 13 ene (EFE).- La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Torrelavega ha acordado darse 10 días para "estudiar con tranquilidad y sosiego" la sentencia que condena al municipio a pagar 405.893 euros a la empresa que gestiona el parking de La Llama por romper el equilibrio económico-financiero de la concesión.

En ese tiempo, los distintos grupos políticos y los servicios jurídicos analizarán tanto la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) como sus implicaciones económicas futuras, antes de decidir si se recurre o no en casación al Tribunal Supremo.

En rueda de prensa, el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero (PSOE), y el portavoz del PRC y primer teniente de alcalde, Javier López Estrada, han asegurado que la sentencia "en nada" afecta a la política de creación de plazas de aparcamiento gratuitas en la ciudad, ya que con ella solo se compensan las que se pierden en peatonalizaciones.

El alcalde ha detallado que la decisión del TSJC ratifica en su totalidad una sentencia anterior sobre este mismo asunto que rebajó a 405.893 euros la reclamación de la empresa concesionaria que ascendía a 2.320.000 euros, por el desequilibrio económico-financiero de la concesión desde 2005.

Esta rebaja es consecuencia de la reducción del número de plazas libres de aparcamiento creadas por el Ayuntamiento en el entorno del aparcamiento de La Llama, que oscilaban entre los varios cientos señalados por la concesionaria y las 72 que estimó el perito judicial.

Pese a reconocer la importancia de la sentencia, Cruz Viadero ha reiterado que los nuevos aparcamientos públicos y gratuitos creados o en trámites de crear por el Ayuntamiento solo tiene como objetivo "restablecer el equilibrio" y compensar aquellos otros que se pierden con la obras de peatonalización en las calles del centro.

Además, ha aludido a la "demanda ciudadana" para que el Ayuntamiento disponga de más plazas de aparcamiento en la ciudad, aspecto que, a su juicio, el Ayuntamiento deberá analizar para no entrar en conflicto con los intereses de la empresa concesionaria del estacionamiento de La Llama.

En concreto, se ha referido a los estacionamientos creados en el entorno de La Llama, como La Carmencita, cuya entrada en servicio es anterior al parking gestionado por la empresa, y al de la calle Novalina que, según el alcalde, compensa otros perdidos por las obras en diversos viales de la zona.

El litigio entre la empresa y el Ayuntamiento se remonta a hace seis años cuando la concesionaria del aparcamiento subterráneo de La Llama denunció al Consistorio por haber creado unas 40 plazas de aparcamiento gratuitas al otro lado de la plaza.

La empresa aludía en su reclamación a que este estacionamiento le provocaba un desequilibrio económico financiero en sus resultados, además de ir en contra de algunas cláusulas del contrato suscrito para la gestión del parking, por el que abona al Ayuntamiento un canon de 75.000 euros al año.