Bárcena de Cicero, 14 ene (EFE).- La visita de los cuatro grupos interesados en la posible compra de la planta de Robert Bosch de Treto se ha caracterizado por una "total confidencialidad" en la identidad o procedencia, interés por los nuevos productos de fabricación y "buena impresión" de las instalaciones.

Así lo ha señalado a Efe el presidente del comité de empresa, Moisés Huerta, quien asegura que tanto la dirección cántabra como el comité desconocen si se tratan de "fondos de inversión o grupos empresariales", y que "poco más" se sabe de ellos.

Eso sí, la mayoría de los componentes destacaban por sus rasgos asiáticos y por el notable conocimiento de los componentes utilizados en la fabricación de motores de arranque y alternadores.

Las visitas se efectuaron durante la mañana y la tarde del miércoles y el jueves en sesiones independientes y consistieron en un recorrido general por las líneas de producción y en una reunión con la dirección administrativa para conocer datos de la fábrica.

Los cuatro grupos, compuestos por cinco o seis personas, estuvieron acompañados por los directores económicos y técnicos de la planta de Treto, además de traductores.

Según ha indicado Huerta, los trabajadores están "tranquilos" ante la llegada de los primeros 'mecenas' tras el anuncio de la multinacional alemana Robert Bosch, en junio de 2015, de querer desprenderse de las 13 fábricas de su división de alternadores y motores de arranque (Starters and Generators).

"Es un paso que tarde o temprano tenía que llegar. De hecho nos anunciaron que las primeras inspecciones comenzarían en noviembre y hasta esta semana no se han consolidado", afirma Huerta, al tiempo que cree que los visitantes se han llevado una grata impresión tanto de la instalaciones como de los trabajadores.

También es palpable la expectación entre la plantilla por el devenir de la fábrica cántabra. Un futuro avalado por el acuerdo sellado con el grupo Robert Bosch, a finales de septiembre, que garantiza, entre otras cuestiones, el mantenimiento de puestos de trabajo hasta 2020 y compromisos de inversión y producción hasta 2025.

De hecho, la fábrica incrementó la demanda de piezas e ingresos en 2016 y las expectativas en el presente año preven un aumento de producción, por lo que se ha reforzado la mano de obra con 150 puestos eventuales que se suman a los 720 empleados fijos.