Santander, 16 feb (EFE).- El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha visitado hoy las obras de mejora de dos caminos rurales en el municipio de Luena, en las que se han invertido más de 31.700 euros.

Se trata de los caminos de Resconorio a Carrascal de Cocejón, con un presupuesto de 17.135 euros, y del Cerrillo, en San Miguel de Luena, con un coste de 14.630 euros, según ha informado el Gobierno de Cantabria en un comunicado.

Oria y el alcalde de Luena, José Ángel Ruiz, han inspeccionado estos trabajos, acompañados por el director general de Desarrollo Rural, Miguel Ángel Cuevas, y el concejal de Obras, José Luis Castañeda.

El consejero ha manifestado su "satisfacción" por la realización de estos trabajos, ya que facilitan "mucho" la vida de la población afectada, personas mayores y ganaderos en la mayoría de los casos, al dotarles de medios e infraestructuras necesarias para su quehacer diario, al tiempo que la fijan población en el territorio.

Se ha congratulado también porque con la ejecución de estos proyectos y "tras cuatro años de sequía por la inacción del anterior Gobierno, vuelven la obras a la Cantabria más rural", además de hacer visible las actuaciones de su departamento.

Una de las actuaciones contempla la mejora del estado del camino rural que une los núcleos de Resconorio y Carrascal de Cocejón, en un tramo de 2.400 metros de longitud, entre la parte inicial del camino, una vez atravesado el pueblo de Resconorio, y la Ermita de san Francisco, en El Cocejón, con una anchura media de 3 metros.

El camino es mayormente llano, sin apenas pendientes pronunciadas que requieran un tratamiento especial.

Las obras han consistido en el desbroce del camino, la apertura de cunetas y el planeo de la superficie con niveladora, en una longitud de 2.580 metros, para conseguir su regularización.

Posteriormente, donde el firme era irregular se ha extendido una capa de material granular de zahorra y otra de gravilla fina para nivelar la rasante, y se ha compactado para la formación de la base del camino.

La obra debía completarse con la construcción de un pavimento de hormigón de 6 metros de longitud por 3,5 metros de anchura, para proteger y reforzar el firme en una zona en la que hay una corriente de agua que atraviesa el camino y fluye por encima de él, pero que, por indicación del regidor, no se realizó.

En cuanto al camino del Cerrillo, en San Miguel de Luena, se ha reparado en su totalidad el acceso a las cabañas y praderías. Este camino tiene una longitud de 800 metros y una anchura media de 3,5 metros.

Su estado era bastante deficiente con numerosos baches y profundos surcos, producidos por las rodadas de los vehículos, y las escorrentías de la lluvia y la nieve.

Las obras han consistido en un refino y planeo de todo el tramo para igualar la superficie, y su posterior compactación. A continuación, se ha extendido una capa de material de zahorra y otra de material granular tipo gravilla y se ha compactado.