Burgos, 16 feb (EFE).- El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género realiza un estudio de cargas de trabajo de los juzgados especializados en estos delitos que sirva de base a la creación de nuevos tribunales especializados "comarcales", ya que el 73 % de los crímenes machistas son en municipios de menos de 100.000 habitantes.

Así lo ha avanzado hoy la presidenta de ese Observatorio y vocal del Consejo General del Poder Judicial, Ángeles Carmona, durante su intervención hoy en una jornada sobre "Mujeres víctimas de violencia", organizada en Burgos por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Carmona ha explicado que se pretende seguir un proceso "serio y sosegado" para acercar los recursos de los juzgados especializados a las mujeres que viven fuera de los grandes núcleos de población.

No se trata de que haya un juzgado especializado en cada partido judicial, sino de crear los que sean necesarios, agrupando zonas, ha reflexionado la presidenta del Observatorio.

Carmona ha detallado que esta es una de las medidas que propuso ayer a la subcomisión de violencia de género del Congreso, tras apreciar que el 73 % de los asesinatos por violencia de género se producen en poblaciones inferiores a los 100.000 habitantes.

En su opinión, "la ruralidad es un factor de vulnerabilidad importante y, sin embargo, en los pueblos más pequeños resulta muy difícil contar que se está siendo víctima de violencia de género y también acceder a todos los servicios de atención a esas víctimas".

La presidenta del Observatorio ha considerado que la comarcalización permitiría que estas mujeres sean asistidas por todos los recursos con los que cuentan los juzgados exclusivos, que suelen estar en las capitales o ciudades de más población.

"De esta manera, se evitaría que haya víctimas de primera y de segunda y se facilitaría que todas puedan acceder a todos los recursos", ha reflexionado.

Carmona también ha insistido en la necesidad de modificar el marco legislativo para que se incluyan tipos legales para el ciberacoso por violencia de género, de manera que se corrijan las actuales "lagunas legales" ante situaciones cada vez más frecuentes, sobre todo en parejas jóvenes.

Otra medida que propone el Observatorio es modificar la dispensa que permite que las mujeres víctimas de violencia de género no declaren en la instrucción o en la vista oral porque se trata de un delito en el que en ocasiones la víctima es la única testigo y si no declara supone dejar sin cargos al maltratador.

Carmona ha recordado también que España ha firmado el Convenio de Estambul, que obliga a ampliar el concepto de violencia de género a la que sufren las mujeres por el hecho de serlo, no solo de su pareja.

En su opinión, esto debe obligar a la modificación de la Ley orgánica de Protección Integral para incluir supuestos como la trata de seres humanos, la mutilación genital, los abusos sexuales o el acoso.

Todas estas modificaciones podrían formar parte de un Pacto de Estado contra la violencia de género que pretende "que todas las mujeres y sus hijos estén los más protegidos posibles de los maltratadores".

Carmona ha apreciado "buena disposición de los representantes políticos para llevar a buen término ese Pacto de Estado contra la violencia de género".

"Todos los participantes en la subcomisión parecen dispuestos a hacer todo lo posible, desde la seriedad y la responsabilidad, por responsabilidad y porque tienen conciencia de la gravedad de esta lacra social", ha referido.

En este sentido, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, ha insistido en que jornadas como la de hoy pretenden "llamar la atención y concienciar a la sociedad de la tremenda importancia de luchar contra la violencia de género.

Ha recordado que, según la Organización Mundial de la Salud, más de un tercio de la población femenina mundial ha sufrido en algún momento de su vida algún episodio de violencia física o moral de su pareja o de un tercero.

"En el siglo XXI, el de las telecomunicaciones y la sociedad de la información, estos datos nos deberían abochornar y constituyen un anacronismo intolerable", ha concluido Concepción.