Madrid, 16 feb (EFE).- Viesgo se ha adelantado al cambio normativo que prepara el Gobierno para ampliar de dos a cuatro meses el plazo que tienen las compañías eléctricas desde que comunican un corte de suministro por impago a un cliente vulnerable hasta que lo ejecutan.

La eléctrica ha decidido extender de forma unilateral ese plazo a los clientes vulnerables acogidos al bono social (un descuento del que se benefician una serie de colectivos), ha informado hoy la empresa.

Con esta medida, las personas afectadas contarán con más tiempo para conseguir las autorizaciones necesarias para solicitar ayudas, ya sea a través de los servicios sociales de las comunidades autónomas o de los convenios que la compañía tiene con las propias autoridades regionales.

Además, los clientes vulnerables pueden incorporarse a alguno de los programas que Viesgo tiene en marcha, como Ayuda Viesgo o Energía Solidaria Viesgo, en colaboración con Cáritas.

Viesgo se ha ofrecido a las instituciones para buscar alternativas a fin de promocionar los convenios existentes.

También ha decidido potenciar la comunicación con sus clientes para ayudar a identificar a los convenios vulnerables.

El pasado 23 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto-ley que fija el nuevo modelo de financiación del bono social y aumenta la protección a los colectivos más vulnerables, que fue convalidado por el Congreso el 31 de enero.

En el posterior desarrollo reglamentario, el Ministerio de Energía pretende ampliar de dos a cuatro meses el periodo de preaviso en el caso de estos colectivos.