Santander, 17 feb (EFE).- La Fundación Botín abrirá al público mañana, sábado, en su sede de Santander la exposición "Itinerarios XXIII", en la que muestra los trabajos de sus últimos becarios, ocho jóvenes creadores procedentes de España, Alemania, Brasil, Cuba y Portugal que ofrecen una visión del arte más reciente.

Regina de Miguel (Málaga, 1977), Adrià Julià (Barcelona, 1974), Aleix Plademunt (Gerona, 1980), Orio Vilanova (Manresa, 1980), Pedro Neves (Portugal, 1984), Levi Orta (Cuba, 1984), Letícia Ramos (Brasil, 1976) y Katinka Bock (Alemania, 1976), han sido los últimos becarios de la Fundación, que recibió 800 propuestas.

Su director artístico, Benjamin Weil, ha presentado hoy la exposición "Itinerarios", que se podrá visitar hasta el 16 de abril, en la que se recogen cada año las obras de los artistas becados y que en su 23 edición prima la presencia de la imagen, aunque también ofrece trabajos en otros formatos y con otros materiales.

Junto a los creadores, Weil ha dejado claro, en un encuentro con periodistas, que no se trata de una exposición de grupo, sino que muestra obras individuales, pero que denotan "similitudes" en la forma de trabajar y en la producción artística, con procesos que "se relacionan".

"Algunos de ellos se ha comportado como científicos o arqueólogos buscando huellas", ha destacado el director artístico de la Fundación Botín, quien ha señalado que en los trabajos con la imagen, más allá de fotografías digitales, han buscado sus "propias herramientas" con el uso, incluso, de técnicas "abandonadas".

Esto, según Weil, denota su interés por crear una "dinámica de mirada distinta" para crear una "curiosidad" que las imágenes que llegan cada día al espectador "dejan de tener", con lo que buscan romper con la "homogeneización" creada por la imagen digital.

Para lograr esta ruptura ha destacado el predominio del blanco y negro, pero también el uso de otras técnicas en las que se combina la imagen con otros soportes. "Son más que imágenes. No son tan planas, no son tan evidentes. No son píxeles", ha resumido.

En otros trabajos, Benjamin Weil ha resaltado que surge la idea de cómo funcionan las imágenes en relación a la forma cómo cada espectador ve el mundo y una reflexión a cerca la relación entre la actividad humana y su efecto en la naturaleza.

"También se puede notar una reflexión sobre la función del objeto de arte fuera del ámbito de la galería o del museo. Es decir, cuál es la relevancia de una práctica artística fuera de su marco institucional", ha rematado Weil.