Santander, 17 feb (EFE).- Los sindicatos UGT y CCOO en Cantabria convocarán este domingo una manifestación por las calles de Santander para pedir empleos y salarios dignos y solicitar que se acabe con el encarecimiento de la vida, sobre todo de productos de primera necesidad.

El secretario general de UGT en la región, Mariano Carmona, y el responsable de Organización de CCOO, Damián García, han dado a conocer los detalles de esa manifestación, que partirá a las 12.00 horas de la plaza del Ayuntamiento de Santander y acabará en Pombo, donde intervendrán los responsables de ambos sindicatos.

Esta movilización se une a las que han convocado UGT y CCOO en las principales capitales españolas bajo el lema "Empleo y salarios dignos. Stop al encarecimiento de la vida" y precede a la concentración que se va a desarrollar el miércoles, día 22, ante las sedes de la patronal para pedir un nuevo acuerdo de negociación colectiva.

"Nuestro objetivo es sacar a la gente a la calle, que la clase política tenga cerca la presión de los ciudadanos y, si no es suficiente para revertir la situación, convocar una huelga general que, en mi opinión, no debería ser de un solo día", ha afirmado Carmona, según informa en nota de prensa UGT.

Carmona ha añadido que este año va a ser "duro" y que se tendrán que convocar movilizaciones, pero ha considerado que si se logra sacar a la gente a la calle, se conseguirán "los objetivos en las mesas de negociación y se podrá cambiar la actual situación", aunque es consciente de que va a ser "difícil".

"Hemos esperado mucho tiempo y ahora es el momento de estar en la calle", ha afirmado García, quien confía en el "éxito" de la llamada a la movilización de los ciudadanos, porque ha asegurado que han aparecido "nuevas modalidades de pobreza, como la energética".

Y ha destacado también la importancia de movilizarse, ya que ha considerado que la sociedad va "peligrosamente" a que "las nuevas generaciones sean más pobres que sus padres".

El representante de CCOO insiste en que la reforma laboral ha sido "una absoluta estafa", asegura que sólo se ha conseguido "que la temporalidad y la precariedad arrasen y que los salarios bajen" y se ha preguntado de qué han servido las políticas de recortes.

"Nuestros políticos han legislados para los más poderosos y todos los demás son las víctimas de esas políticas", ha afirmado Damián García.

Ambos dirigentes sindicales han criticado que los empresarios no hayan llegado a un acuerdo en política salarial y han recordado que la propuesta de UGT y CCOO es que los sueldos suban entre un 1,8 y un 3 por ciento.

"El problema no es acordar el tope de incremento salarial, el problema es que los empresarios no quieren establecer un límite mínimo porque, aunque pactemos una gran subida salarial, de nada sirve si luego los empresarios no la cumplen y el incremento se queda en cero", ha afirmado Carmona.

El secretario general de UGT ha señalado que diversos estudios hablan de que "se han perdido más de 20.000 millones de euros en salarios en los últimos años" y ha considerado que "de poco sirven que los empresarios pidan incentivos para el consumo, cuando ellos mismos reconocen que los salarios que ellos dan a sus trabajadores son muy precarios".

"No es tanto la subida salarial como de garantía de poder adquisitivo", ha afirmado García, quien reitera que el "principal inconveniente es que los empresarios no quieren hablar de mínimos de incremento salarial pactado".