Santander, 19 mar (EFE).- La Audiencia de Cantabria juzgará mañana a un acusado de participar, como portero y encargado de un club de alterne, en la explotación de mujeres que trabajaban en ese local, para el que la Fiscalía pide siete meses de cárcel.

El juicio se celebra mañana, a las nueve y media de la mañana, en la sección primera de la Audiencia de Cantabria.

El acusado fue detenido a finales de abril de 2016, cuando la Guardia Civil hizo un control en el club donde trabaja de portero y encargado.

También fueron detenidas unas chicas brasileñas, todas mayores de edad y en situación irregular en España, que declararon que se prostituían libremente pero que fueron obligadas a devolver una deuda contraída su viaje a este país, que debían pagar al dueño del club.

Así, no se quedaban con el dinero de los servicios, y todo iba directamente a los bolsillos del dueño del establecimiento, con el conocimiento del ahora acusado, según el Ministerio Público.

El dueño del club ya ha sido condenado por estos hechos, y ahora será juzgado el portero, que ha permanecido fugado de la justicia durante casi cinco años.

El pasado año, cuando se celebró el juicio contra el dueño y otras cinco personas más, el acusado se presentó en el tribunal, sin que pudiera ser enjuiciado porque no estaba personado, carecía de abogado y la causa no se había tramitado en lo que respecta a su persona.

El fiscal considera al acusado autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y solicita una condena de siete meses de cárcel, entendiendo que debe ser estimada la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, ya que la instrucción de la causa comenzó en 2005.