Santander, 20 mar (EFE).- El pleno del Parlamento regional ha rechazado declarar al exministro de Defensa Federico Trillo persona non grata en Cantabria por el accidente del Yak-42 e instar al Gobierno central a no organizar actos institucionales con su presencia.

El grupo parlamentario de Podemos no ha obtenido ningún apoyo para su proposición no de ley, después de rechazar una enmienda presentada por PRC, PSOE y Ciudadanos para instar al Ejecutivo cántabro a transmitir al Gobierno central la condena del Parlamento por la gestión del accidente del Yak-42, asumiendo todas las conclusiones del dictamen del Consejo de Estado.

Así, la propuesta de Podemos no ha prosperado, al abstenerse PRC, PSOE y Ciudadanos y votar en contra el grupo popular, porque según ha señalado Luis Carlos Albalá, la iniciativa defendida por Alberto Bolado debe ser "rechazada tanto en su forma como en su fondo".

Para Albalá, el Parlamento de Cantabria no se puede utilizar para "juzgar y condenar" a una persona y ha criticado la "utilización partidaria y confusa" del dictamen del Consejo de Estado. Además, ha considerado que utilizar ese dictamen para una "cacería personal" representa "lo peor de la política".

También Pedro Hernando (PRC), Guillermo del Corral (PSOE) y Ruben Gómez (Ciudadanos), han coincidido en que "no es una función del Parlamento" declarar a alguien persona non grata, por lo que han considerado que la petición de Podemos "no tiene sentido".

Hernando ha criticado la "infame gestión" del accidente del Yak-42 que ha hecho el Gobierno central y ha criticado que por parte de Federico Trillo no haya habido "ninguna petición de perdón ni asunción de responsabilidad política".

Todos los grupos han aludido reiteradamente al dictamen del Consejo de Estado que reconoció la responsabilidad patrimonial del Estado y concluyó que el siniestro podría haberse evitado si se hubieran escuchado las denuncias sobre las condiciones precarias de los aviones.

En su defensa de la proposición no de ley, Alberto Bolado ha afirmado que votar en contra de declarar a Trillo persona non grata es un "acto de cobardía manifiesta", que se trata de "disfrazar de un barniz de rigor y conocimiento jurídico".

Bolado ha afirmado que la declaración de persona non grata "no tiene consecuencia jurídica alguna", por lo que, a su juicio, los argumentos en este sentido "son excusas".

En su intervención, Bolado ha dado lectura a una carta remitida por los familiares de dos de los 62 militares fallecidos en este accidente aéreo, ocurrido en mayo de 2003. Y ha considerado que declarar a Trillo persona non grata sería un "acto de justicia simbólico", que serviría para decir a los familiares de las víctimas del Yak-42 "que no están solos", que se les apoya en la lucha que libran y que "nadie está por encima de la ley".

Por otra parte, Podemos ha interpelado al Gobierno de Cantabria sobre los criterios seguidos para la adjudicación de publicidad y comunicación institucional en las distintas consejerías y empresas públicas.

El diputado de la formación morada José Ramón Blanco ha opinado que en la actualidad, al haberse reducido los recursos que obtienen los medios de comunicación por parte de la iniciativa privada y aumentar los recursos provenientes de las administraciones públicas, se precisa una "mayor transparencia" en las concesiones de las campañas de publicidad y comunicación.

El consejero de Presidencia, Rafael de la Sierra ha destacado que los medios que se destinan a ese fin "son reducidos" y se sigue una "línea de prudencia y contención".

Además, ha señalado que el reparto de los medios es "plural y equilibrado", con un absoluto respeto a la legalidad y a la transparencia.

Además, ha criticado que José Ramón Blanco haya tratado de "generar dudas" sobre la actuación del Gobierno, con un "afán de embarrar el campo", al generar un debate que "intenta manchar de sospechas de parcialidad a los medios de comunicación".

De la Sierra ha afirmado que el Gobierno "deja trabajar libremente" a los medios de comunicación y "ni acosa, ni presiona a los profesionales"; mientras que José Ramón Blanco insistía en que "sí se presiona a los periodistas".