Santander, 21 mar (EFE).- El Ayuntamiento de Santander apagará este sábado las luces de once edificios y espacios públicos de la ciudad para sumarse a la Hora del Planeta 2017, una iniciativa global que pretende sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de frenar el cambio climático.

Así, la fachada del Ayuntamiento, la de la Catedral y la del Palacio de la Magdalena, apagarán sus luces de 20.30 a 21.30 horas el sábado, como también lo harán el Palacio de Congresos y Exposiciones, la sede de la Agencia de Desarrollo (Villaflorida) y el edificio Ribalaygua.

También se sumarán la Plaza Porticada, la Primera playa del Sardinero y su fuente, los Jardines de Piquío y las Pérgolas del Paseo de Reina Victoria.

Con esta iniciativa, que comenzó en Sidney en 2007, el Ayuntamiento pretende "ratificar su compromiso" con el desarrollo sostenible y con las políticas de ahorro y eficiencia energética, ha explicado el concejal de Medioambiente, José Ignacio Quirós.

Además, ha señalado que "es una forma de concienciar a la población" y ha aprovechado para animar a los santanderinos a secundar esta propuesta, y así "interiorizar la importancia de las pequeñas acciones cotidianas, que ayudan a la conservación del planeta".

La "Hora del Planeta" se ha convertido en una de las mayores iniciativas mundiales en defensa del medioambiente, por lo que se espera que al menos 7.000 ciudades participen en esta edición alcanzando así la cifra del pasado año.

Desde el World Wildlife Fund, recuerdan que "cada año se bate el récord de temperatura del año anterior", y aprovechan esta ocasión para llamar a la sociedad a sumarse a este movimiento, y así hacerlo "imparable", según informa el Ayuntamiento en nota de prensa.