València, 20 abr (EFE).- El proyecto presentado por los artistas José Latorre y Gabriel Sanz, junto al creador cántabro Okuda, ha sido el seleccionado para plantar la falla grande municipal de 2018, han informado fuentes municipales.

Latorre (Valencia, 1962) planta fallas desde 1981 y desde 2001 hasta 2013 fue el maestro mayor del Gremio de Artistas Falleros y presidente de la Federación de Artistas Falleros y Hogueras de la Comunitat Valenciana.

Desde 1987 su trabajo va asociado al de Gabriel Sanz (Cuenca, 1959), que desde muy joven inició su trayectoria profesional en el taller de los hermanos Sánchez y en la actualidad es secretario de la Cooperativa de Artistas Falleros.

Ambos ya plantaron la falla grande municipal el año 2008, por lo que la del año que viene será su segunda falla en la Plaza del Ayuntamiento de València.

El jurado ha seleccionado por unanimidad este proyecto que contará con la colaboración de un diseñador de renombre internacional, Okuda San Miguel (Santander, 1980), licenciado en Bellas Artes.

Los trabajos de arte urbano de Okuda datan de 1997 y, a partir de 2009, le llevan a unas estructuras geométricas multicolores muy características, en ocasiones catalogadas como surrealismo pop con esencia de la calle, y que tratan contradicciones sobre el universo, el sentido de la vida, la conexión entre las raíces y la modernidad o el capitalismo.

El jurado ha estado integrado por Amparo Díaz, a propuesta de la Interagrupación de Fallas; Ramón Lluch, por la Federación de Fallas con Especial Ingenio y Gracia; María Jesús Giménez Pinto, en representación del Gremio de Artistas Falleros; Sebastián Alós, a propuesta de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana; y Aurelio Doménech, por el Círculo de Bellas Artes.

El jurado ha escogido el proyecto de Latorre y Sanz pero ha destacado la gran calidad de la otra propuesta presentada por los artistas José Ramón Espuig y Ximo Esteve junto con los artistas plásticos Leonardo Gómez, Francisco Berenguer y Jaume Chornet, a quienes han instado a presentarse de nuevo al año que viene dado el gran atractivo de la propuesta presentada.

Respecto al proyecto seleccionado, Lluch ha destacado "su innovación" y que tras él "hay un profesional del renombre de Okuda",y Díaz ha afirmado que la falla de 2018 "rompe con la estética convencional pero no lo hace con los elementos de una falla".

Giménez Pinto ha valorado "la composición, el estilo y el color", además de las posibilidades que Okuda abre "para el reconocimiento del arte valenciano desde todo el mundo"; Doménech ha resaltado que el proyecto "da un paso más allá de las Fallas implicando artistas plásticos y falleros" y Alós ha valorado "la presentación de lo grotesco y la estructura piramidal y que revienta de color".

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ha asegurado estar "muy satisfecho con el proceso de selección de las Fallas, con unas bases consensuadas con los propios artistas falleros para recoger todas sus reivindicaciones y que dan la voz al mundo fallero y artístico en la selección de las fallas de todos y todas".

Próximamente habrá un acto específico para la presentación pública del proyecto seleccionado para la falla grande municipal de 2018.