Santander, 20 abr (EFE).- La Compañía Nacional de Danza (CND) estrenará esta sábado en el Palacio de Festivales de Cantabria "Una noche con Forsythe", un espectáculo que explora la amplitud del universo creativo de un coreógrafo tan grande como poco conocido en España, a juicio de su director, José Carlos Martínez, que llegará a Murcia el 6 de mayo.

William Forsythe es, para Martínez, uno de los coreógrafos más interesantes del mundo, un creador que coloca a la altura del Marius Petipa de "El lago de los cisnes" en la historia de la danza.

Y las tres piezas que se suceden en esta propuesta, que el próximo lunes llegará al Teatro Real de Madrid, son una muestra de la "amplitud creativa" de Forsythe, que ha llevado el lenguaje de la danza clásica al siglo XXI.

En otras de sus obras, las "instalaciones en movimiento", ha ido además más allá y mezcla la improvisación en el movimiento con el vídeo o las artes plásticas, ha explicado hoy el director de la CND en la presentación de su nuevo espectáculo.

"Una noche con Forsythe" comienza con "The vertiginous thrill of exactitude", un homenaje al ballet clásico que el coreógrafo estadounidense "intenta llevar más lejos" en la dinámica, el desequilibrio y en la rapidez de ejecución. De esa intención ya da una idea el tutú verde con forma de platillo volante del cartel que anuncia la obra, apunta Martínez.

Si la pieza de apertura es un reto, no lo es menos "Artifac Suite", que reúne por primera vez a los 42 integrantes de la compañía sobre el escenario bailando al unísono y juega con los ángulos, las luces y las sombras, rompiendo los códigos del ballet clásico.

Para acabar, "Enemy in the figure", en la que desaparecen las zapatillas de punta, se rompe el espacio escénico hasta el punto de que los espectadores verán una pieza distinta según su situación en el patio de butacas y la improvisación se abre camino para que los intérpretes saquen a la luz su propia creatividad.

Según José Carlos Martínez, la compañía muestra en esta coreografía "todas las posibilidades de sus bailarines", a los que elige, ha subrayado, no por lo bien que ejecuten la danza clásica sino por su versatilidad.

Forsythe no ha podido acudir a los últimos ensayos por problemas de salud pero Martínez ha contado con cuatro repetidores de su compañía para montar un espectáculo que, a su juicio, es "muy importante" para la CND; un montaje "grande" con el que avanza "en esa nueva identidad que ha de tener una compañía nacional".

Esta propuesta viajará también al Auditorio Víctor Villegas de Murcia, donde se representará el 6 de mayo, y ya en la próxima temporada se pondrá en escena en una gira por distintas ciudades españolas que también recalará en Francia, donde han contratado el espectáculo solo por el programa, porque es Forsythe, ha apuntado.

El director de la CND cree que en España es poco conocido porque, por una parte, hay pocas compañías que tengan los medios suficientes para traer a un coreógrafo como Forsythe y por otro, porque el público, "como ha habido tan poca danza", siempre ha reclamado ballet clásico.

Considera además que sigue existiendo "esa frustración entre danza clásica y danza contemporánea" que hace que el público que acude a ver una no vaya a disfrutar la otra, cuando en este creador están ambas.