Santander, 20 abr (EFE).- El Gobierno de Cantabria se sumará al proyecto Ciudades Amigas de Unicef, destinado a mejorar las condiciones de vida de los niños y adolescentes mediante la promoción y la implantación de políticas municipales eficaces que garanticen su desarrollo integral con un enfoque de derechos.

Según ha informado hoy el Ejecutivo regional en un comunicado, la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha mantenido un encuentro con la presidenta y la coordinadora de Unicef Comité Cantabria, Esperanza Botella y María Blanco, respectivamente.

Tras la reunión, Botella ha puesto de relieve "la total colaboración y disponibilidad" con la que el Gobierno de Cantabria acoge siempre las propuestas de Unicef.

Díaz Tezanos ha trasladado a las representantes de Unicef que la atención a los niños y adolescentes es una prioridad para el Gobierno de Cantabria y ha destacado el giro "relevante" que han tenido las políticas de infancia en la región desde 2015.

"Estamos convencidos que no sólo es necesario intervenir ante situaciones de desprotección, sino que estamos poniendo en marcha nuevos programas preventivos que fomentan el buen trato y el desarrollo positivo de la infancia", ha afirmado la vicepresidenta.

Según ha explicado el Gobierno, Unicef ha propuesto, como fórmula de colaboración para lograr este acuerdo la suscripción, un convenio a tres partes entre el Gobierno de Cantabria, la Federación de Municipios de Cantabria y esta organización con el objetivo de implantar este programa en todos los municipios de la región.

Botella ha señalado que ya se ha establecido contacto a nivel individual con algunos municipios de Cantabria con el objetivo de ir avanzando en el programa.

Actualmente, en la región, Santander cuenta con sello de reconocimiento de Ciudad Amiga, desde 2014, y Noja recibió en 2016 la mención 'Buenas Prácticas'.

"Estamos trabajando con muchos ayuntamientos a nivel individual, pero el apoyo del Gobierno sería fundamental", ha afirmado Esperanza Botella.

Este programa impulsa y promueve la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito local, promociona la participación de los niños y adolescentes en todos lo temas que les afectan, y fomenta el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de esta iniciativa.

De esta forma se busca contribuir a implementar políticas públicas eficaces destinadas a mejorar el bienestar de los niños, defendiendo sus derechos, fomentando su participación y haciendo de las ciudades entornos más habitables, especialmente para los más jóvenes.

En este marco, se lanzó el Programa Ciudades Amigas de la Infancia, al que Unicef Comité Español se sumó en 2001, junto con el Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad; la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y Adolescencia (IUNDIA).