Santander, 21 abr (EFE).- Las exportaciones de Cantabria crecieron un 7,1 por ciento en febrero respecto al mismo mes del año anterior hasta los 187,7 millones, por debajo del incremento medio nacional, del 8,3 %.

Las importaciones, sin embargo, aumentaron más en la comunidad autónoma que en el conjunto del país, un 13,9 por ciento frente al 11,4 nacional y alcanzaron un volumen en la región de 165,8 millones de euros, según el informe mensual del comercio exterior publicado hoy.

El saldo comercial de Cantabria presentó así un superávit de 16 millones de euros en febrero, lo que representa un descenso del 34,9 por ciento respecto al mismo mes de 2016.

El principal sector de exportación fue el de las semifacturas no químicas, que creció un 66 por ciento hasta los 39,6 millones de euros, con el hierro y el acero como subsector más significativo (32,6 millones).

El sector de productos químicos fue el segundo en orden de relevancia, con unas ventas exteriores de 30,6 millones de euros, un 40 por ciento más.

Destacan los productos químicos inorgánicos, con 13,4 millones de euros y los plásticos con 11,9.

La tercera posición la ocupó el sector de bienes de equipo con 27,3 millones de euros, que registró un descenso en las ventas del 36,6 por ciento.

Aumentaron las exportaciones de los sectores de la alimentación, las bebidas y el tabaco (6,5 % hasta los 25 millones) y las materias primas (31,3 %, 19,3 millones) y bajaron en el capítulo del automóvil, un 7,5 por ciento hasta los 14,4 millones.

El resto de los países de la UE siguió siendo el mercado principal de Cantabria aunque las ventas se redujeron un 2,7 por ciento.

Las exportaciones a este destino sumaron 130,8 millones de euros, casi un 70 por ciento del total, con Francia, Alemania, Italia, Portugal y Reino Unido como principales clientes.

Al resto de Europa se exportaron mercancías por valor de 10,2 millones de euros, un 82,4 % más, con Turquía como destino preferente.

Las exportaciones a América subieron a 25 millones (51 %) y Estados Unidos y Brasil fueron los principales destinos.

También crecieron las ventas a Asia, que ascendieron a 11,2 millones de euros (17,4 %), con China como principal cliente mientras bajaron un 20,5 por ciento, hasta los 6,7 millones, las exportaciones a África, donde Marruecos fue el primer destino.

En cuanto a las importaciones, el sector económico más relevante fue el de alimentación bebidas y tabaco, con un total de 45,1 millones de euros, que indican un crecimiento del 82 %.

El azúcar, el café y el cacao, con 27,8 millones, fue el principal subsector de las compras al exterior de Cantabria.

En segunda posición del ránking sectorial se situaron las semimanufacturas no químicas, con 31,2 millones de euros y un aumento del 38,5 %), en el que destacaron las importaciones de hierro y acero y papel con 12,3 y 11,8 millones de euros, respectivamente.

El tercer lugar correspondió al sector de bienes de equipo con 30,2 millones de euros, un 9,5 % más. Destacan las importaciones de maquinaria para la industria con 11,9 millones de euros.

Las adquisiciones intracomunitarias de Cantabria del resto de estados miembros de la UE, representaron el 70,6 del total y totalizaron 121,2 millones de euros, un 25 % más, con Reino Unido Alemania, Francia, Finlandia, Bélgica e Italia como principales proveedores dentro del área.

Del resto de Europa se importaron mercancías por 4,9 millones de euros (-37,1%), con Turquía como origen principal y las importaciones con origen en América bajaron un 9,1 por ciento, hasta los 18,2 millones de euros, con México y Argentina como primeros mercados.

Las importaciones de Asia también cayeron (-24,3 %) y sumaron 15,9 millones, con China como principal origen, al igual que las de África, con 5 millones de euros (- 24,9 %), con Sudáfrica y Argelia como mercados principales.

En los dos primeros meses del año Cantabria ha exportado productos por 365,6 millones, una cifra que representa un crecimiento del 9,8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, por encima del repunte medio nacional (8,3 %).

Las importaciones en el primer bimestre aumentaron un 14,6 por ciento, menos que la media de España (15,1 %) y sumaron 328,6 millones.

Estos datos arrojan un saldo comercial positivo de 37 millones de euros, con una tasa de cobertura del 111,3 por ciento.