Santander, 21 abr (EFE).- El consejero de Economía y Hacienda, Juan José Sota, ha señalado este viernes que el presidente y la vicepresidenta de Cantabria, Miguel Revilla y Eva Díaz Tezanos, van a exigir conjuntamente al Gobierno que cumpla con los compromisos de financiación que tiene asumidos con la comunidad autónoma.

"Nos faltan ingresos del Estado que no nos han llegado y no vamos a renunciar a ellos", ha destacado Sota a preguntas de los periodistas y ha añadido que el Ejecutivo cántabro no dará por "cerrado el asunto" hasta que no reciba una respuesta del Gobierno central.

Y, aunque ha apuntado que no hay una cuantificación exacta del dinero que adeuda el Gobierno central a Cantabria, ha hecho hincapié en que el montante superaría el ajuste que el Ministerio de Hacienda considera que debería hacer la comunidad autónoma en el presupuesto de 2017 para recibir el Fondo de Liquidez Autonómica.

En este sentido, Sota ha explicado que con los 22 millones de euros que adeuda el Estado de la financiación de Valdecilla en 2016 y los "15 ó 17" que debería haber aportado para la aplicación de la Lomce, "ya se superarían" los 32 millones de ajuste que se barajaron en un primer momento.

También ha destacado que Cantabria ha asumido el pago de un 88 por ciento del gasto de la aplicación de la Ley de Dependencia, pese a que el Gobierno debería haber aportado el 50 %; y tiene que asumir toda la financiación de la Fundación Comillas por el incumplimiento del Ejecutivo central.

No obstante, Sota ha insistido en que el Ministerio de Hacienda no ha dado una cifra exacta del ajuste que debe realizar Cantabria en los presupuestos de 2017, como tampoco se ha dado un plazo para ello; aunque, ha señalado que: "si queremos cobrar el FLA antes de acabar el segundo trimestre, habrá que presentarlo antes".

El consejero ha explicado que, antes del Consejo de Gobierno celebrado este jueves, los miembros del Ejecutivo autonómico ya se reunieron para hablar de este asunto y "decidir qué se va a hacer".

"En el ánimo de todos está que no podemos no reclamar lo que nos corresponde", resume Sota como conclusión de esa reunión en la que se lamentó la situación de "indefensión" en la que se encuentra Cantabria ante el Gobierno central.