Santander, 21 abr (EFE).- El PP ha vinculado hoy los últimos ceses en la Consejería de Ganadería a las protestas ante el presidente, Miguel Ángel Revilla, contra los sacrificios por la brucelosis y ha reprochado al Gobierno que, en lugar de soluciones, esté aportando "inseguridad" al sector.

El portavoz de Ganadería del PP en el Parlamento de Cantabria, Luis Carlos Albalá, ha calificado de "preocupante" la "sucesión de ceses que se viene produciendo en la consejería".

Según recuerda en un comunicado, a las recientes dimisiones de la directora general de Ganadería, Beatriz Fernández, y el jefe de servicio de Sanidad Animal, hay que sumar el cese del secretario general de la Consejería hace unos meses y del que fuera director de Medio Rural.

A su juicio, estos ceses "no hacen más que abundar en la improvisación con la que se está gestionando el Medio Rural de Cantabria".

Albalá expresa su sospecha de que estén relacionados con las protestas de los ganaderos contra los sacrificios por la brucelosis durante un acto del presidente en Ruente.

"¿No habrá impartido el presidente regionalista las órdenes de ceses al consejero Oria? O lo que es más grave aún, ¿no será que en Cantabria se estaban matando más vacas de las necesarias y por eso los ceses?", se pregunta.

El PP pide al Ejecutivo autonómico "sensibilidad" ante la situación que viven los ganaderos perjudicados por los vacíos sanitarios.

Y ha opinado que la Consejería está aplicando un "exceso de celo" en el sacrificio obligatorio de los animales enfermos y sospechosos, en comparación con el resto de comunidades ganaderas de España, que "está poniendo en serias dificultades a muchos ganaderos".

Así, señala que la reposición de animales y la continuidad de la actividad supone un coste muy importante para los titulares de las explotaciones.

"El medio rural, y el sector ganadero en particular, no son merecedores de la inseguridad que se les está transmitiendo y el Gobierno de Cantabria debería dar las explicaciones pertinentes".