Madrid, 18 (EFE).- Unidos Podemos del Senado ha presentado una iniciativa en el Senado para modificar la regulación y ampliar el número de "localidades eminentemente turísticas", que no están reconocidas como tal, para mejorar su financiación, como Suances o Noja.

En un comunicado, precisan que la legislación condiciona la consideración de estos municipios a que no sean capital de provincia o de comunidad autónoma; tener una población de derecho de entre 20.000 y 75.000 habitantes y a que el número de viviendas de segunda residencia supere al de las principales.

Sin embargo, añaden, además de a Suances y Noja, que Benidorm, Gandía, Torrevieja, Sanxenxo, Ribadesella, Sitges, Peñíscola o Almuñecar, no se consideran municipios turísticos a los efectos de participación municipal en los tributos del Estado, pese a que "multiplican hasta por seis su población durante los periodos vacacionales".

Destacan que se debe a que no reúnen las "restrictivas características" exigidas por la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, "que basan su desarrollo turístico en la gran capacidad hotelera y no en la segunda residencia".

Unidos Podemos afirma que por ello dejan de percibir "importantes ingresos correspondientes a los tributos al consumo de tabaco y carburantes que se generan en su término municipal".

A su juicio, esas localidades necesitan incrementar sus ingresos a partir de los beneficios generados por el turismo para poder realizar inversiones que mejoren la calidad de la oferta turística; compensar el coste medioambiental que supone el gran volumen de recepción de turistas y el de mantenimiento de los servicios públicos, así como la puesta al día de infraestructuras.

Precisan que es en los residentes donde se concentra cada vez más la presión fiscal, en detrimento además de la capacidad municipal de atender los servicios públicos esenciales.

Por eso, el grupo parlamentario de Unidos Podemos ha presentado una proposición de ley en la que pide que se consideren municipios turísticos aquellos que tengan una población de derecho superior a 20.000 habitantes y que la suma del número de viviendas de segunda residencia, apartamentos turísticos y los alojamientos en establecimientos hoteleros, supere al de viviendas principales, de acuerdo con los datos oficiales del último Censo de Edificios y Viviendas.