Santander, 19 may (EFE).- El Gobierno de Cantabria ha modificado del decreto que regula la convivencia escolar para introducir el derecho al respeto a la identidad de género y la orientación sexual de los alumnos, incidir en la prevención de conductas sexistas y agilizar las medidas correctoras, entre otros aspectos.

El Boletín Oficial de Cantabria publica hoy el decreto que modifica el aprobado en 2009 para regular la convivencia y los derechos y deberes de la comunidad educativa, una reforma a la que dio luz verde el Consejo de Gobierno el pasado 11 de mayo.

Según recoge el propio texto, el objetivo es adecuar el decreto hasta ahora vigente a la nueva normativa nacional e internacional y dar respuesta así a las situaciones en las que la convivencia escolar se vea alterada por razones derivadas de la no aceptación de las diferencias en identidad de género y orientación sexual, la discapacidad y otras circunstancias, así como por conductas sexistas, especialmente las vinculadas a la violencia de género.

También se pretende adecuar el procedimiento ordinario ante conductas "gravemente perjudiciales" para la convivencia, incidiendo especialmente en la inmediatez en la aplicación de medidas correctoras, para que tengan "una mayor repercusión educativa".

El decreto establece en uno de los artículos reformados que todos los alumnos tienen derecho a la protección contra toda agresión física o moral y todos los miembros de la comunidad educativa tienen la obligación de prevenir y adoptar las medidas necesarias para evitar agresiones motivadas por la no aceptación de esas diferencias.

Como medida para prevenir la violencia de género, los centros deberán incluir previsiones y compromisos relacionados con el desarrollo de valores que fomenten la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en sus planes de convivencia y en las normas de organización y funcionamiento.