Santander, 19 may (EFE).- El Ayuntamiento de Santander revisará de oficio los recibos del IBI afectados por la resolución del Tribunal Económico-Administrativo sobre la revisión de valores catastrales de 2016 tan pronto como la Dirección General del Catastro comunique al Consistorio los nuevos valores a aplicar.

Así, el Ayuntamiento facilitará a los ciudadanos todos los trámites y procederá de oficio para realizar las devoluciones que pudieran derivarse de la aplicación de esa resolución, tal como ha avanzado hoy la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador.

Los expedientes de devolución que en su caso proceda se iniciarán en cuanto el Ayuntamiento tenga los datos necesarios para revisar los cálculos, una información que tiene que aportar el Catastro al Consistorio.

La concejala ha recordado que la administración municipal no ha sido parte en los procesos abiertos por las valoraciones catastrales y es el Catastro el que debe realizar una nueva valoración a la vista del fallo del tribunal.

Según ha señalado la edil, el Catastro comenzará el procedimiento de revisión cuando la sentencia sea firme, después notificará los nuevos valores a los afectados, abrirá los plazos legalmente previstos para posibles reclamaciones y, finalmente, comunicará al Ayuntamiento los valores.

González Pescador ha resaltado que los servicios municipales ya se están organizando para iniciar entonces las revisiones de oficio y resolver a la mayor brevedad las posibles devoluciones que pudieran derivarse.

En este sentido, ha aclarado que los recibos de este año ya se han girado teniendo en cuenta la anulación del PGOU y por tanto, si hubiera lugar a devoluciones, afectarían a 2016 y, excepcionalmente, en algún caso, a 2015.