Liérganes, 20 may (EFE).- La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) se encargará de la conservación medioambiental de los pozos de Valcaba, mediante un acuerdo de custodia del territorio que ha alcanzado la entidad con la Junta Vecinal de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes.

Según ha informado la fundación, este paraje natural se suma así al resto de reservas que forman parte del proyecto europeo LIFE "Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad", que trabaja en recuperar áreas degradadas de gran valor ecológico en torno a la bahía.

La Junta Vecinal de Pámanes, propietaria de los terrenos, cede la gestión durante los próximos 25 años a través de un acuerdo cuya principal característica es la voluntad de ambas partes de llevar a cabo actuaciones de conservación de la naturaleza.

La FNYH ya había llevado a cabo labores de restauración en esta zona, como la eliminación de plantas invasoras o la instalación de cajas nido y, ahora, este convenio garantiza la continuidad de estas actuaciones.

Los pozos de Valcaba se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga y son, a juicio del presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, un paraje "formidable".

Su acceso se encuentra en el barrio Tarriba de la localidad de Pámanes y el conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevaron a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Al cese de la explotación minera no le siguió un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto.

Trabajos previos de la FNYH han reducido en gran medida esta ocupación del territorio y el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Las demás actuaciones previstas son la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje y actividades de educación ambiental para público en general y escolares.

También se llevarán a cabo tareas de estudio y monitorización de la reserva natural local para conocer sus necesidades de conservación, de creación de áreas para nidificación y descanso de aves acuáticas y de aumento de la superficie de vegetación autóctona.