Santander, 6 jun (EFE).- El Museo Arqueológico Nacional de Madrid cuenta también con su propia réplica de la sala de polícromos de la cueva de Altamira que se puede visitar en el subsuelo de su jardín y cuyas instalaciones van a ser mejoradas.

La copia de Madrid reproduce la parte central del panel de polícromos y fue realizada a principios de los años sesenta por el Deutsches Museum de Munich bajo la dirección de Erich Pietsch.

El museo alemán se marcó como objetivo realizar una réplica del techo de este sector a tamaño natural lo más fiel posible a la realidad.

Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la réplica es uno de los espacios más demandados por los usuarios del Museo Arqueológico y, sobre todo, por los grupos de escolares que lo visitan dentro de las actividades educativas de los centros.

Así lo destaca Cultura en su convenio de colaboración con la Fundación Endesa y la Asociación Cultural de Protectores y Amigos del Museo Arqueológico Nacional para culminar la mejora de esta instalación, que hoy publica el Boletín Oficial del Estado.

En el acuerdo se recuerda que las tres entidades firmaron un primer convenio en 2014 para el desarrollo del proyecto de mejora de esta instalación y que una vez extinguida su vigencia, es su interés completarlo con otras mejoras.

La Fundación Endesa aportará 35.000 euros a esas actuaciones, que consisten fundamentalmente en la modificación completa del sistema de iluminación de la sala, la instalación de nuevos espejos, y "en general todas las acciones de mejora relacionadas necesarias para dejar la réplica de Altamira en perfecto estado para las visitas", dice el convenio.