Santander, 19 jun (EFE).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha considerado hoy "increíble en el siglo XXI" el juicio que comienza el miércoles contra dos piquetes que actuaron en la huelga general de 2012, para los que se piden siete años de prisión y 7.500 euros de multa.

El responsable del sindicato ha acudido hoy, lunes, a Santander para participar en una asamblea de delegados de UGT en Cantabria y mostrar su apoyo a los dos piquetes citados a juicio por "haber defendido nuestros derechos", ha señalado Álvarez.

Álvarez ha defendido, en declaraciones a los periodistas, que la protesta fue "dialéctica" y "sin ningún otro elemento que causara daño personal" y espera que los policías que acudan como testigos digan la verdad, porque si lo hacen, los dos sindicalistas "saldrán sin condena".

Otra de las peticiones ha sido la abolición de las leyes que obligan a juzgar a aquellos que, opina, "promocionan las huelgas", entre las que se encuentran la "Ley Mordaza" y los artículos 315.3 y el 172 de la Constitución.

Álvarez también ha hablado de la negociación colectiva, y ha señalado que "es posible que en las próximas horas haya un acuerdo".

Sin embargo, ha destacado que para los sindicatos hay dos "elementos clave" en el proceso de negociación para que haya acuerdo: una "correcta base sin limitaciones temporales" y la revisión salarial.