Torrelavega, 19 jun (EFE).- El Sindicato Unitario de Cantabria (SUC) ha puesto hoy en duda la "transparencia e imparcialidad" del proceso selectivo para contratar a 24 personas como barrenderos del Ayuntamiento de Torrelavega, además de la "profesionalidad, independencia y discrecionalidad" de los seleccionadores.

De esta situación, el SUC culpa a los sindicatos de la plantilla municipal por no estar vigilantes, a los grupos de la oposición "que han permanecido, hasta el momento, callados ante lo que se estaba produciendo" y, en especial, al concejal de Personal, José Luis Urraca.

En un comunicado, el sindicato recuerda que la revisión de los resultados de la primera fase, consecuencia de las alegaciones efectuadas por algunos de los aspirantes, "dejó a muchos en situación de indefensión" al no permitir que alegasen aquellos que fueron perjudicados por el cambio de varias preguntas.

Además, el SUC asegura que el carácter de las preguntas del examen de la segunda fase "da pie a todo tipo de subjetividades y arbitrariedades", a la hora de calificar las respuestas de los aspirantes, "quebrantando los principios de igualdad, mérito y capacidad de los mismos".

A su juicio, ello es consecuencia de la falta de adecuación entre el contenido de los procesos selectivos y las funciones o tareas a desarrollar por los que consigan la plaza.

En este sentido, el sindicato insiste en que esa falta de adecuación de los cuestionarios a los principios básicos de igualdad y mérito entre los aspirantes "explica la demora en la publicación de los resultados que, de cualquier manera van a levantar (están ya levantando) sospechas sobre la imparcialidad del procedimiento".

Por su parte, el grupo de ACPT ha pedido que se anule el segundo ejercicio de la oposición por el "incumplimiento evidente" de los plazos de publicación de las calificaciones, ya que deberían haberse hecho públicas 24 horas después del examen y aún no se ha hecho.