Maliaño, 19 jun (EFE).- El Ayuntamiento de Camargo pone en marcha el próximo viernes, 23 de junio, el servicio de préstamo de bicicletas de Punta Parayas que, como novedad, entregará a partir de este año un carné a cada usuario que "facilitará" y "agilizará" el acceso a esta prestación gratuita.

Así lo ha destacado en una nota de prensa hoy el concejal de Servicios Públicos Municipales, Ángel Gutiérrez, quien también ha indicado que únicamente habrá que rellenar la ficha de usuario la primera vez que se solicite una bicicleta, en vez de hacerlo cada vez que se quiera emplear este servicio como sucedía hasta ahora.

Se podrá utilizar de manera gratuita hasta el 23 de septiembre, de 10.00 a 14.00 horas por las mañanas, y de 16.00 a 21.00 horas por las tardes, de lunes a domingo.

Gutiérrez ha señalado que, una vez cumplimentada la ficha con los datos personales y firmada la hoja informativa en la que se indican las normas, se hará entrega de la tarjeta de usuario, que será la que tendrán que presentar en las siguientes ocasiones que vayan a utilizar el servicio municipal de préstamo de bicicletas.

El Ayuntamiento de Camargo pone este verano a disposición de los usuarios 30 bicicletas de adultos y 8 de niños y junto a ella recibirán, además, un casco y un chaleco reflectante que serán de uso obligatorio.

En el caso de usuarios menores de 18 años serán los progenitores o tutores los que deberán cumplimentar un impreso de autorización y los menores de 12 años deberán estar acompañados en todo momento por un adulto.

Se podrá hacer uso de las bicicletas en periodos de dos horas por solicitud y, de cara a esta nueva temporada, el Consistorio ha renovado las cubiertas de las ruedas de las bicicletas y sus sistemas de frenado, al igual que las ocho unidades infantiles.

El punto de préstamo del servicio estará ubicado en Punta Parayas, junto a las instalaciones del Club de Remo Camargo.

Por otra parte, el edil de Servicios Públicos Municipales de Camargo ha informado de los trabajos que se están realizando en la playa artificial de Punta Parayas, en concreto, la limpieza de la zona, por primera vez, con una bomba de agua salada.

Según ha explicado Gutiérrez, con este aparato se logra el doble objetivo de ahorrar agua dulce dado que ahora se emplea la del mar y, a su vez, mejorar la eliminación de impurezas de los escalones de la playa artificial.