Torrelavega, 20 jun (EFE).- El grupo del PP en el Ayuntamiento de Santillana del Mar ha denunciado lo que entiende como "desastrosa" gestión de las instalaciones deportivas municipales por parte del alcalde, Isidoro Rábago (PSOE), y del concejal responsable del área, "cuya insensatez está costando dinero a los vecinos".

En un comunicado de prensa, el portavoz popular, Agustín García, concreta sus críticas en que se permite la utilización de estas instalaciones "sin contraprestación económica para el Ayuntamiento", pese a que desde 2004 hay en vigor una ordenanza de instalaciones deportivas que regula los precios que se deben pagar por el alquiler del campo de fútbol.

"Se ceden sin ningún tipo de criterio ni tampoco se solicita seguro de responsabilidad civil ni se formaliza documento alguno justificando la cesión, quedando todo este entramado al arbitrio personal del concejal", subraya el portavoz del PP.

Como ejemplo de lo que considera "negativas consecuencias" de esta actitud, Agustín García se refiere a una reciente sentencia de un tribunal que declara responsable civil subsidiario al Ayuntamiento por la lesión de un joven, al que el Consistorio deberá abonar una indemnización de 60.000 euros.

Señala además que son unas instalaciones que en 2016 costaron al Ayuntamiento más de 45.000 euros en concepto de mantenimiento y gestión, mientras que lo recaudado por su alquiler fue la "irrisoria" cantidad de 790 euros, un 85 % menos que en 2015.

Por otro lado, Agustín García solicita información al alcalde sobre la cesión del nuevo pabellón polideportivo para la organización este año de un torneo pre-benjamín, "sin que a día de hoy el Partido Popular haya recibido una respuesta que despeje las dudas que en dicho escrito se planteaban".

"No sabemos quién autorizó la celebración del torneo, si hay documento de cesión firmado desde el Ayuntamiento, ni si había un seguro de responsabilidad civil para cubrir cualquier contingencia que pudiese surgir", asegura.

En opinión de Agustín García, "este hecho no es aislado, es una constante en el uso y disfrute de las instalaciones deportivas por parte de privados a los cuales se les da un permiso oral".